Los afectados de Sport Aljarafe limpian por sus propios medios la zona vallada ante la acumulación de suciedad

Limpieza vecinal en Sport Aljarafe
CEDIDA
Publicado 24/09/2018 17:15:18CET

TOMARES (SEVILLA), 24 Sep. (EUROPA PRESS) -

Los dueños de las viviendas desalojadas en la urbanización Sport Aljarafe, ubicada sobre una ladera de Tomares (Sevilla) aquejada de deslizamientos de tierra, han limpiado por sus propios medios el entorno de las casas vallado a cuenta de la citada incidencia, ante la acumulación de suciedad y la "dejadez" del Ayuntamiento, gobernado por el popular José Luis Sanz.

Una portavoz del colectivo de propietarios ha explicado a Europa Press que esta actuación fue realizada por diez vecinos del colectivo que suman las once familias desalojadas de estas viviendas que sufren deficiencias arquitectónicas, como consecuencia de los corrimientos de tierra detectados en el escarpe sobre el que se asientan. Y es que según ha expuesto, en el entorno de la urbanización "vallado" para prohibir el acceso al mismo a cuenta de la situación que sufre esta zona se acumulaba la basura, dado el "abandono y la dejadez" del Consistorio de Tomares.

La jornada de limpieza, según esta portavoz del colectivo, se saldó con la recogida de una "buena cantidad de bolsas" de basura, así como la llegada de la Policía Local, cuyos agentes habrían solicitado la identificación a algunos de los vecinos para redactar un informe, bajo la premisa de "en teoría no se puede acceder" a esta zona al estar la misma vallada. En ese sentido, esta vecina ha recordado que las viviendas desalojadas están marcadas por los robos y "actos vandálicos" perpetrados en dos de las casas, especialmente en una que incluso habría sido objeto de ocupaciones "esporádicas" para pernoctar en su interior.

EL CASO DE SPORT ALJARAFE

Hablamos de la urbanización Sport Aljarafe, construida hace décadas sobre una ladera de Tomares y donde desde abril de 2016, un total de once viviendas han sido desalojadas como consecuencia de las deficiencias arquitectónicas que sufren. Dichos problemas arquitectónicos derivan, precisamente, de los corrimientos de tierra detectados en la ladera donde se asienta la urbanización.

Las medidas propuestas para corregir la situación de la ladera suponen un coste estimado de unos 5,7 millones de euros, toda vez que a finales de 2017, el Ayuntamiento de Tomares anunciaba que sus presupuestos de 2018 contarían con aproximadamente 400.000 euros para "cofinanciar" junto a otras administraciones la primera fase de los trabajos de estabilización del escarpe.

Esta primera fase de los trabajos, precedida de diversos estudios y trabajos técnicos destinados a avanzar en las soluciones a esta situación, está no obstante subordinada a los resultados del dictamen encargado al Instituto Geológico y Minero de España sobre la situación exacta de la ladera, al objeto de estabilizar la misma y permitir el regreso de estas personas a sus viviendas.

En ese sentido, el Ayuntamiento de Tomares ha defendido en no pocas ocasiones la necesidad de que otras administraciones colaboren en el proyecto de estabilización de la ladera, a cuenta de la inversión necesaria para eliminar los riesgos asociados a los deslizamientos de tierra.