El Alcázar de Sevilla cierra julio y agosto con un récord de 322.300 visitas, un 4,1% más

Semisótano del Palacio de Pedro I del Real Alcázar de Sevilla
AYUNTAMIENTO DE SEVILLA
Publicado 04/09/2018 17:16:51CET

SEVILLA, 4 Sep. (EUROPA PRESS) -

El Real Alcázar de Sevilla ha cerrado los dos meses centrales de este verano, julio y agosto, con 322.318 visitantes, un 4,1 por ciento más que en el mismo periodo del año 2017, superando el número contabilizado en marzo (147.974), que tradicionalmente marca el comienzo de la temporada alta para el turismo en la ciudad.

Según informa el Ayuntamiento en un comunicado, en concreto, en julio de 2018 fueron 156.040 visitantes frente a los 147.658 en 2017, mientras que en agosto se alcanzaron los 166.278 frente a los 161.998 de un año antes. "El monumento es un termómetro fiable de la evolución del turismo en la capital y, a tenor de estas cifras, que marcan récords históricos para julio y agosto, podemos adelantar que el verano se saldará en positivo para el conjunto del turismo y que seguimos avanzando en la desestacionalización del sector", ha dicho el delegado de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo del Ayuntamiento, Antonio Muñoz.

En lo que va de 2018, los visitantes que han pasado por el Real Alcázar alcanzan los 1.261.303, con un incremento del 6,14 por ciento con respecto a los primeros ocho meses de 2017. Mayo (207.918), abril (199.886) y junio (168.243) fueron los meses de mayor afluencia, seguidos por julio y agosto. En enero fueron 93.464 y 119.482 en febrero, meses que registraron los mayores incrementos mensuales del año, del 10,74 y el 24,55 por ciento, respectivamente.

En este verano, el delegado ha destacado la gran afluencia cosechada por el ciclo de conciertos Noches en los Jardines del Real Alcázar, cuyo índice de ocupación es del 98,02 por ciento a falta de su última semana, con 29.827 asistentes hasta ahora -el ciclo concluye el próximo sábado-, además del éxito del programa infantil 'El Real Alcázar, mi palacio de verano', con actividades didácticas para niños durante las mañanas, que finaliza este viernes.

"El monumento es un motor cultural de primer orden para la ciudad y un elemento vital para su economía y empleo y fundamental para la imagen de Sevilla en el exterior. Sus datos son un reflejo del buen estado y de la gestión que se está realizando", ha agregado Muñoz.