Publicado 25/07/2021 13:03CET

El arqueólogo Alejandro Jiménez dirigirá la nueva investigación en la Necrópolis de Carmona en busca de otro mausoleo

Archivo - Imagen de la Necrópolis de Carmona
Archivo - Imagen de la Necrópolis de Carmona - AYUNTAMIENTO DE CARMONA - Archivo

SEVILLA, 25 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Delegación Territorial de la Consejería de Cultura en Sevilla ha encargado al arqueólogo Alejandro Jiménez Hernández, doctor en Geografía e Historia en la especialidad de Prehistoria y Arqueología por la Universidad Hispalense; la dirección de la actividad arqueológica puntual de excavación de las "anomalías geofísicas" detectadas en 2020 junto al mausoleo circular del Conjunto Arqueológico de Carmona, que alberga una necrópolis romana datada en el siglo I de la era actual, al objeto de esclarecer si las mismas corresponden a otro mausoleo y si este posible sepulcro hasta ahora desconocido cuenta con una cámara subterránea.

Las memorias técnicas de la intervención propuesta, recogidas por Europa Press, repasan groso modo la historia de este emblemático yacimiento, comenzando por su apertura al público en 1885 con Juan Fernández López y el famoso arqueólogo e historiador George Edward Bonsor como copropietarios del enclave, conformado por más de un centenar de tumbas de época romana y un museo instalado en torno a las mismas.

A tal efecto, recordemos que en 1930, poco antes de morir, George Edward Bonsor formalizó por escrito la cesión del recinto al patrimonio público, toda vez que también en 1930 este conjunto de sepulcros y su museo fueron declarados como "monumento del tesoro artístico nacional".

La documentación detalla que antes de la gestión autonómica de este enclave, fueron excavados "aproximadamente unos 230 complejos funerarios" del mismo, "algunos de los cuales estaban intactos, pero otros presentaban signos de haber sido removidos en época antigua".

LOS MAUSOLEOS DE LA NECRÓPOLIS

Algunos de los sepulcros albergaban incluso "decoraciones parietales pintadas con motivos fúnebres", destacando la tipología de los mausoleos debido a su "singularidad arquitectónica y a la extensión del tipo por todo el Imperio romano".

Especialmente, los técnicos señalan en estos documentos los resultados de la investigación científica desarrollada en la necrópolis entre octubre y diciembre de 2020 por el Instituto de Geofísica de Andalucía de la Universidad de Granada (UGR), bajo la dirección del arqueólogo Alejandro Jiménez.

Fruto del mencionado estudio geofísico mediante georradar, prospecciones magnéticas y técnicas de tomografía eléctrica en 12.700 metros cuadrados del conjunto arqueológico divididos entre tres sectores, --los de la finca Huerto Casquizo, de la antigua vía a Híspalis y del entorno del Mausoleo Circular del Campo de los Olivos--, fueron detectadas en el subsuelo más de 240 estructuras susceptibles de ser enterramientos, lo que supondría casi duplicar el número de tumbas actualmente conocidas en el recinto.

En ese contexto, en el espacio situado al norte del Mausoleo Circular, único mausoleo de la necrópolis que conserva la cubierta de la cámara y parte de la estructura exterior, fueron detectadas "unas anomalías que podrían coincidir con la presencia de otro mausoleo".

OTROS MAUSOLEOS

"Este tipo de complejo funerario no suele estar aislado. Se sabe por documentación histórica que junto al actualmente existente, había al menos otros dos (mausoleos) más, en la actualidad desaparecidos", precisan los técnicos, respecto a estas "anomalías en forma de circunferencia que podrían ser interpretadas como el basamento de un nuevo mausoleo, desconocido hasta el momento".

A tal efecto, la documentación técnica precisa que el contrato licitado ahora no está destinado a "excavar por completo ese complejo arqueológico, sino meramente caracterizarlo, ya que, en el caso de presentar una cámara subterránea, podría contener pinturas y tal eventualidad requiere de consideraciones previas de conservación".

"No obstante, la singularización del bien y su definición formal", es decir si "contiene o no una cámara subterránea", constituyen "pasos imprescindibles para poder elaborar un plan detallado de excavación, conservación y valorización de esa entidad, en caso de que la anomalía sea atribuible justamente a un complejo arqueológico".

Así, la actividad arqueológica planteada abarca "una superficie de 400 metros cuadrados situada al norte del Mausoleo Circular, que está ubicado en el área denominada como plaza central del conjunto arqueológico, cercana al edificio del museo".

Para leer más