Publicado 17/06/2015 19:11CET

El comité de la base de Morón se opone "frontalmente" al nuevo convenio al no "especificar nada de empleo"

Concentración por los despidos en la base de Morón
EUROPA PRESS/MORÓNDELAFRONTERA

MORÓN DE LA FRONTERA (SEVILLA), 17 Jun. (EUROPA PRESS) -

El comité de empresa de los servicios civiles de la base aérea de Morón de la Frontera (Sevilla) ha manifestado este miércoles su "oposición frontal" al nuevo convenio gracias al cual Estados Unidos y España acuerdan transformar este recinto militar en centro permanente para las fuerzas estadounidenses de intervención en África. Y es que según los trabajadores españoles, que han sufrido 240 despidos paralelos al incremento de la presencia militar estadounidense, dicho convenio "no especifica nada" en materia de epleo.

José Armando Rodríguez (UGT), presidente del comité de empresa de Vectrus, la empresa estadounidense que gestiona los servicios civiles de la base de Morón para las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos en Europa, ha dicho a Europa Press que los trabajadores españoles del recinto rechazan "frontalmente" el nuevo convenio, que implica una fuerte ampliación del contingente militar de Estados Unidos.

Mediante esta nueva enmienda al convenio de cooperación para la defensa firmado en 1988 entre España y Estados Unidos, la base de Morón se convierte en cuartel permanente de las fuerzas estadounidenses para la intervención en África. Con ello, el contingente estadounidense pasará de los aproximadamente 850 infantes de marina y 17 aeronaves que acoge actualmente la base, a un despliegue permanente de 2.200 militares, 500 civiles y 26 aeronaves.

LOS TRES ERE DE LA BASE DE MORÓN

Tal extremo sucede en un contexto en el que la plantilla española de la base de Morón, dedicada a las labores de mantenimiento y logística, ha sufrido desde 2010 un total de 240 despidos a manos de VBR, la empresa antecesora de Vectrus en el contrato de las Fuerzas Aéreas de Estados Unidos en Europa para la gestión de los servicios civiles de esta base. En concreto, VBR promovió tres expedientes de regulación de empleo (ERE) en 2010, 2013 y 2014.

La plantilla, por eso, reclama que la transformación de la base en sede permanente de las fuerzas militares estadounidenses de intervención en África y la ampliación del contingente americano traigan consigo la readmisión de los trabajadores despedidos y la equiparación de las condiciones de la plantilla con las de los trabajadores de Rota (Cádiz) y del resto de bases estadounidenses en Europa, lo que implica su transformación en "personal laboral local".

José Armando Rodríguez, en ese sentido, ha criticado que el nuevo convenio firmado entre los gobiernos de España y EEUU "no especifique nada" en materia de empleo, toda vez que los trabajadores creen que los proyectos de reforma y ampliación comprometidos por Estados Unidos en la base de Morón con motivo del refuerzo de su contingente pueden ser adjudicados a empresas extranjeras, lo que pondría en jaque el impacto de estas inversiones en el tejido económico español.

José Armando Rodríguez ha recordado que el PSOE, a través de diversos altos dirigentes, ha manifestado su rechazo al citado convenio, con lo que ha pedido a los socialistas que "sean firmes" y "no lo ratifiquen" en las Cortes, porque "la embajada de Estados Unidos necesita que lo ratifiquen los grandes partidos, dado que el PSOE podría gobernar en noviembre". "Confío en que el PSOE rechace el convenio", ha dicho.

Además, ha señalado que ahora que la Junta de Andalucía cuenta con un nuevo gobierno ya designado, el Ejecutivo andaluz, junto con los partidos con representación en la Cámara andaluza, debe "trabajar en apoyo a la plantilla" de la base, lo que le ha llevado a preguntar retóricamente qué tratamiento darían los políticos al conflicto "si la base estuviese en Cataluña o el País Vasco".