Condenado a un año de prisión por intentar violar a una mujer en Sevilla

Actualizado 09/07/2015 0:11:03 CET

SEVILLA, 12 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Audiencia Provincial de Sevilla ha condenado a un año de prisión a un hombre de nacionalidad nigeriana, identificado como Bright E., por intentar abusar sexualmente de una mujer en una vía pública y transitada de la capital hispalense en la noche del 21 de abril de 2013.

En la sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, la Sección Séptima de la Audiencia Provincia considera que el autor es culpable del delito de intento de agresión sexual y de una falta de lesiones y lo condena a un año de cárcel y al pago de una indemnización de 1.000 euros en concepto de lesiones y daño moral, así como al pago de una multa de 180 euros.

El tribunal considera probado que los hechos tuvieron lugar el 21 de abril de 2013, cuando el autor de los hechos, en estado de embriaguez, se acercó por la espalda a la víctima en la calle Hermanos Pablo de Sevilla y le cogió por los pechos intentando quitarle la ropa.

Ésta, al resistirse, fue golpeada por el acusado en el labio y arrojada al suelo, dónde el acusado se montó encima de ella intentando bajarle los pantalones a la vez que gritaba "follar" pero, finalmente, no logró su propósito gracias a la actuación de Rafael M.R. y de la Policía, que se presentó en el lugar de los hechos.

En un primer momento, la Fiscalía pidió cuatro años de prisión para el acusado, que se sustituiría por la expulsión del territorio nacional, y el pago de una indemnización de 6.000 euros a la víctima y otros 250 euros para Rafael M.R. por las lesiones causadas.

Para considerar probados los hechos, la Audiencia tiene en cuenta la declaración de la víctima, quien afirmó que el acusado le abordó por detrás y le tocó los pechos, por lo que al intentar apartarlo éste le propinó un puñetazo en la boca, la tiró al suelo e intento bajarle los pantalones a la vez que decía "follar".

Además, la declaración de la víctima viene corroborada por el parte de lesiones y el informe del médico forense y cuenta con las declaraciones de los policías, quienes vieron al agresor encima de la agredida con una mano metida por debajo del cuerpo de la mujer, a la altura de la pelvis.

En este caso, la Audiencia aplica al acusado la eximente incompleta al considerar probado que actuó en estado de "intensa" embriaguez, tal y como aseguraron los testigos y como se infiere "de la irracionalidad del hecho de intentar mantener relaciones sexuales con uso de violencia en una calle muy concurrida de personas, así como en la circunstancia de no cejar en su empeño a pesar de personarse los agentes".