Dueño de un bar en Polígono Carretera Amarilla de Sevilla no reconoce a ninguno de los tres detenidos por un tiroteo

Publicado 07/09/2018 16:46:02CET

SEVILLA, 7 Sep. (EUROPA PRESS) -

La juez de Instrucción número 19 de Sevilla, Ana Cristina Escribano, que investiga el tiroteo ocurrido el pasado mes de junio en la avenida Roberto Osborne del Polígono Carretera Amarilla de la capital y por el que hay tres detenidos en prisión, ha tomado declaración este viernes como testigo al dueño del bar junto al que tuvieron lugar los hechos y que no ha logrado reconocer a ninguno de los tres implicados, como tampoco pudo hacerlo en sede policial.

Fuentes del caso han informado a Europa Press que este testigo ha señalado que el portón trasero de su bar, donde se refugió la víctima para que el ataque no fuese a más, presenta un impacto de bala. Al mismo tiempo, ha indicado que vio a un hombre bajarse de un coche y posteriormente huir a éste y otro varón en un 'Golf'. Además, el dueño del bar ha manifestado que escuchó un único disparo.

Anteriormente, la juez ha tomado declaración a la víctima, quien ha explicado que había quedado con uno de los detenidos "por un conflicto" que tenían, en concreto, con el cuñado del que presuntamente disparó. Tras discutir, uno de los detenidos "sacó la pistola y le pegó un tiro". La víctima, de 43 años de edad y que tuvo que ser ingresado en el Hospital Virgen del Rocío de la capital andaluza, presentaba una herida con orificio de entrada y salida en el costado.

Precisamente el presunto autor del disparo reconoció en sede policial y judicial los hechos. De otro lado, fuentes de la acusación señalan que uno de los detenidos no tuvo participación en los mismos.

A la espera del análisis forense de la víctima, el juez tendrá que decidir en próximas fechas si abre procedimiento abreviado o no los tres detenidos para enviar el caso a juicio.

HECHOS

Los hechos ocurrieron sobre las 16,45 horas del pasado 5 de junio cuando se recibió una llamada en la Sala Operativa del 091 informando que se había producido un tiroteo y la existencia de una persona herida de bala, quien se refugió en un bar del polígono para evitar que la agresión fuese a mayores, mientras los agresores se daban a la fuga en dos vehículos.

Una vez llegaron al lugar las patrullas de la Policía Nacional y comprobaron los hechos, mientras los servicios sanitarios asistían a la víctima, se procedió al aseguramiento de la zona, y tras recabar toda la información de los posibles testigos, que indicaron que los autores habían huido en dos vehículos, ofreciendo la descripción de uno de los éstos, se transmitió dicha información al resto de servicios policiales.

Momentos después, una patrulla de la Policía Local logró identificar y detener a uno de los participantes en los hechos, un varón de 30 años, cuando conducía uno de los vehículos usados para huir y mientras intentaba ocultarse cerca de su domicilio, en la barriada de las Tres Mil Viviendas.

Tras las numerosas gestiones realizadas por los investigadores, se pudo llegar a la total identificación del resto de autores materiales, procediéndose a la detención de dos más días después, aunque inicialmente se barajaba la participación de una cuarta persona.