Actualizado 06/09/2012 19:17 CET

Ingenieros industriales advierten de la "desindustrialización" de Andalucía y reclaman una estrategia

SEVILLA, 6 Sep. (EUROPA PRESS) -

El Colegio de Ingenieros Industriales de Andalucía Occidental se ha sumado a la iniciativa del Consejo General de Colegios Oficiales de Ingenieros Industriales (Cgcoii) que ha advertido de la "desindustrialización" de Andalucía y de España y pide al Gobierno mayor atención para la industria, al mismo tiempo que reclama al Ministerio de Industria, Energía y Turismo "el diseño de una estrategia industrial que reconstruya el tejido productivo de cara al futuro".

En una nota del Colegio, los ingenieros industriales alertan de que la ausencia de una política industrial, unida a la situación actual de crisis económica, "está afectando de forma alarmante a la industria en España como lo demuestran distintos indicadores, la caída del número de empresas industriales, descenso de la producción, y pérdida de peso del sector en el PIB español en relación a otros países".

Por ello, el Consejo General de Colegios Oficiales de Ingenieros Industriales, que integra a 20 colegios oficiales de ingenieros industriales y representa a más de 55.000 profesionales en toda España, ha enviado recientemente un documento al Ministerio de Industria, Energía y Turismo sobre la situación actual de la industria y sus capacidades de futuro que bajo el epígrafe 'Reflexiones sobre la Industria Española' propone al Ministerio de Industria "la apertura de forma urgente de un debate sobre un sector clave para la economía española".

Según se indica en el documento enviado al Ministerio de Industria, "la dramática situación en la que se desenvuelve la economía de nuestro país ha desplazado a un segundo término el debate sobre el modelo productivo deseable para la sociedad española. Hay una falta de lógica en todo ello, puesto que esta cuestión forma parte necesaria de la salida de la crisis, pero la presión de un corto plazo difícil está condicionando la indispensable visión a largo plazo para diseñar un futuro que será diferente, pero que si no se comienza a diseñar ahora nunca se materializará".

Para los ingenieros industriales, "la economía española es una economía compleja, moderna y diversificada. Los recientes espejismos especulativos, no pueden ocultar que detrás de ellos existe un tejido productivo de carácter industrial razonablemente sólido, apoyado en una mano de obra experta y en un excelente nivel de ingeniería, comparables con los de cualquier país de nuestro entorno".

Recuerda que la ingeniería española "ha alcanzado un excelente nivel internacional con liderazgo en sectores como las energías renovables, el transporte, la gestión de redes de servicios avanzados o las grandes plantas llave en mano".

Los ingenieros industriales destacan que España es un país industrializado y la industria es un componente fundamental para el discurrir futuro del país ya que nuestro porvenir reside en gran medida en nuestra capacidad de fabricar cosas. Aunque de forma diferente a como se ha venido haciendo hasta ahora.

MEDIDAS CONCRETAS

El documento enviado al Ministerio de Industria hace un breve análisis sobre la situación actual de la Industria en España en el que además de abordar el proceso de desindustrialización se tratan temas como la productividad, el esfuerzo en I+D+i, la "escasa" facilidad para la creación de empresas innovadoras, el papel de las pymes en el tejido productivo, o la presencia de la industria española en el exterior.

Todo ello en un entorno administrativo en el que los sucesivos gobiernos de uno u otro color históricamente "han vuelto la espalda a la industria española, pese a su importancia clave en el desarrollo económico de la nación".

De cara al futuro, el documento enumera sectores industriales y áreas de actividad con capacidades empresariales, tecnológicas y productivas sólidas tanto en momento actual como a largo plazo, como por ejemplo agroalimentación, automoción, transporte, gestión de residuos o energías renovables.

También analiza las "oportunidades reales" que ofrece el mercado actual y que pueden contribuir al despegue de la economía basada en las capacidades productivas, como la promoción de la marca 'España', la internacionalización de soluciones llave en mano, el desarrollo de materiales sostenibles e inteligentes, la repatriación de producción deslocalizada, la producción alimentos para la salud, la especialización en vehículos urbanos o el tratamiento del agua, entre otros.

Por último, esboza algunas medidas concretas para facilitar el desarrollo de la estrategia industrial, como "el fomento de la colaboración entre empresas, el impulso de la iniciativa empresarial, agilizar la función de empuje de las grandes empresas, la simplificación de procedimientos para la puesta en marcha de actividades productivas, facilitar el acceso al suelo industrial, apoyo a la internacionalización, apuesta por la innovación, actuaciones en el sistema educativo para el fomento de los temas profesionales o mejorar la conexión entre oferta universitaria y demanda industrial".

Además, se indica que "hay que posicionar a la industria en un primer plano de las preocupaciones ciudadanas, fomentar la marca España con las connotaciones de calidad de vida, sostenibilidad y tecnología, elaborar un código ético de buen gobierno de las pymes, hacer un análisis de la productividad, poner en marcha mesas de diálogo y armonizar las políticas relativas a la industria en los distintos niveles de la administración pública".

El Consejo General de Colegios Oficiales de Ingenieros Industriales destaca que estas medidas "requieren voluntad por parte de las administraciones públicas, no tanto un esfuerzo económico".

El mensaje que los ingenieros industriales quieren enviar a la sociedad es "positivo", y frente a la urgencia de las medidas económicas, quieren dejar constancia de su apoyo a colaborar en el diseño de una nueva política industrial que sitúe la reindustrialización de España como una cuestión de Estado, "algo clave para la urgente reactivación económica".