Nueva protesta de intérpretes de lengua de signos por su "precariedad"

Actualizado 17/06/2015 8:13:04 CET

SEVILLA, 17 Jun. (EUROPA PRESS) -

El colectivo de trabajadores de interpretación de lengua de signos que desempeñan su labor con los alumnos con discapacidad auditiva que se encuentran cursando estudios de Secundaria, Bachillerato o ciclos formativos en los centros docentes públicos dependientes de la Junta de Andalucía volverán a protestar este miércoles, tras una primera movilización la pasada semana, ante las Delegaciones Territoriales de Educación por la "precariedad" salarial y laboral a la que se ven sometidos.

Según ha explicado a Europa Press una de las portavoces del colectivo, Margarita Sanguino, los profesionales de Málaga fueron los primeros en manifestarse y "abrir la veda" para visualizar una problemática que afecta a todo el servicio andaluz, y por la que pretenden protestas acompañados de alumnos sordos, familiares y profesores que apoyan la reivindicación.

Y es que, según Sanguino, la situación "se va agravando cada año", pues la Consejería de Educación, Cultura y Deporte no atiende a las peticiones de un sector cuyo servicio, cada cierto tiempo, "se ofrece al mejor postor, siendo uno de los requisitos para la empresa adjudicataria que la oferta sea la más económica para la Junta: como se puede adivinar, eso solo se consigue bajando los salarios de los trabajadores a medida que van pasando los años".

Una vez adjudicado, "los trabajadores ya no tienen ninguna vinculación" con la Junta, es decir, "se financia un servicio, obligatorio por ley, pero se desentiende completamente de la forma de gestionar la subvención", con lo que todo desemboca en un grupo de trabajadores que, "a diferencia del resto de profesionales con los que comparten su jornada laboral, no pueden vivir de su profesión".

La asamblea regional del colectivo formalizó el pasado sábado en la comarca de Antequera (Málaga) un calendario de movilizaciones y unos objetivos a corto y medio plazo.

Una de las principales críticas pasa por la devaluación de su salario, que se ha visto reducido en 400 euros mensuales en los últimos dos años. Asimismo, las reivindicaciones mas importantes son "una jornada laboral completa; un salario base digno; la contratación por el curso escolar completo; establecer por convenio la categoría profesional tres para estos profesionales; y el reconocimiento como personal laboral de la Junta de Andalucía".

Otro de los acuerdos establecidos en la asamblea ha sido el de continuar con la lucha hasta conseguir "una dignidad laboral", destacando la importancia de su trabajo en los centros escolares, "ya que son el puente entre el profesorado y el alumnado sordo".

Para leer más