Junta pide a agricultores y particulares extremar la precaución en quemas

Actualizado 06/03/2015 14:39:47 CET
Incendio Forestal
EUROPA PRESS

SEVILLA, 6 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía, a través del dispositivo para la prevención y extinción de incendios forestales en Andalucía (Plan Infoca), pide extremar las precauciones a agricultores y particulares a la hora de realizar quemas agrícolas o forestales ante el riesgo de que puedan originar incendios: por ejemplo, en todas aquellas actividades en las que se usa el fuego para la eliminación de residuos procedentes de podas o desbroces.

Durante 2014, el número de incendios forestales cuya causa fue agrícola supuso el 17,5 por ciento del total de siniestros registrados en Andalucía (793), según ha precisado la administración andaluza en un comunicado.

Las quemas en terrenos forestales o de influencia forestal --franja de 400 metros en torno a los mismos-- solo pueden realizarse fuera de la época de alto riesgo de incendios (del 1 de junio al 15 de octubre), pero sujetas a la autorización administrativa previa que deberá otorgar la Delegación Territorial de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente correspondiente, que fijará el horario y fecha de la actividad, una vez analizadas las condiciones meteorológicas.

En cuanto a las quemas fuera de los terrenos forestales o de influencia forestal pero que se lleven a cabo en espacios calificados por la normativa de incendios como Zona de Peligro, deberán ser comunicadas previamente a la Delegación Territorial de cada provincia y habrán de finalizar a las 18,00 horas de cualquier día de la semana. Este requisito sólo será necesario en la época de riesgo medio y alto de incendios.

Por último, en el caso de terrenos que no se ubiquen ni en zonas forestales o de influencia forestal ni estén catalogados como zonas de peligro, no serán necesarias las peticiones de autorizaciones o comunicaciones para efectuar las quemas.

Las intervenciones más destacadas durante los primeros meses de 2015 están relacionadas con incendios cuyos orígenes fueron en zonas agrícolas y las llamas se extendieron hasta zonas forestales o de influencia forestal. Es el caso de Otívar, en Granada, donde una negligencia en la quema de restos de poda de olivar derivó en un fuego que consumió 18 hectáreas de matorral y pinar, tal y como concluye las pesquisas de la Brigada de Investigación de Incendios Forestales de la Junta de Andalucía (BIIF).

La concienciación y colaboración de todos los ciudadanos, y en especial de los agricultores, es de suma importancia para que no se produzcan incendios por negligencia durante las citadas quemas. En el caso de ver un incendio se debe avisar a Emergencias 112 Andalucía de cara a que se puedan activar los recursos necesarios del Plan Infoca.

Para leer más