Actualizado 03/05/2007 19:36 CET

Málaga.- El PSOE rechaza una comisión de investigación en el Parlamento sobre la actuación de la Junta en Marbella

SEVILLA, 3 May. (EUROPA PRESS) -

El Pleno del Parlamento andaluz rechazó hoy, con los únicos votos del PSOE, la creación de una comisión de investigación en la Cámara sobre la "actuación de la Junta de Andalucía, en el ámbito de sus competencias, en el control de la legalidad urbanística" en Marbella (Málaga), según una iniciativa defendida por el PP, que fue apoyada por IULV-CA y PA.

La portavoz del grupo popular, Esperanza Oña, manifestó ante el Pleno en defensa de la iniciativa que al PSOE le debería dar "vergüenza" rechazar una comisión de investigación sobre Marbella en el Parlamento, "con lo que está cayendo", de manera que sólo se dedica a aplicar el "rodillo socialista" para que nada se sepa. Señaló que, concretamente, los diputados socialistas que respaldan al Gobierno en la Cámara se están dejando llevar por la conveniencia del Ejecutivo y por el "criterio partidista de no dar explicaciones".

Se mostró convencida de que el PSOE, desde el primer día, ha sido "permisivo" con la corrupción urbanística de Marbella, que "no le ha interesado frenar", apuntando que la Junta ha firmado convenios "ilegales con personas que están en la cárcel y ha cobrado por ello". Para Oña, el caso Malaya se podría hacer evitado con anotaciones preventivas en el registro de la propiedad sobre las viviendas ilegales.

José Antonio Roca, Julián Muñoz o Isabel García Marcos, según la portavoz popular, han puesto de manifiesto que el PSOE y la Junta de Andalucía estaban "perfectamente al tanto" de lo que se hacía desde el ayuntamiento. Pese a ello, para el PSOE, según Oña, no parece necesaria una comisión de investigación en el Parlamento.

Los socialistas, según agregó, "han querido sacar tajada de la barbaridad que han permitido" en Marbella y exigió al PSOE que explicara qué pasó con "el señor (Jaime) Montaner --ex consejero de la Junta--, con Gil y con los cheques". Los 17 años que Manuel Chaves lleva al frente de la Junta, según Oña, están marcados por "la corrupción" y lo calificó de "responsable y culpable político" de todo lo ocurrido en Marbella.

"Hacen todo lo posible para impedir la transparencia y que no se den explicaciones", según acusó Oña a los socialistas, quienes llegan ahora incluso a "culpar a la prensa". "Si no llega a ser por la prensa y los jueces, todavía están ustedes cometiendo actos de corrupción en Marbella", apuntó la portavoz popular, que señaló que el Gobierno central y su presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, necesitan que se detenga a "una folclórica" --en referencia a Isabel Pantoja-- para dársela "de transparentes".

Por su parte, el diputado del PSOE Juan Paniagua, que quiso dejar claro que su partido en Marbella "está limpio", manifestó que la Junta "no tiene absolutamente nada que ocultar", puesto que todas sus actuaciones han estado dentro "de la legalidad". Agregó que desde que el GIL alcanzó la mayoría en Marbella en 1991, al año siguiente se llevó a cabo la primera impugnación de la Junta en los tribunales, lo que pone de manifiesto que no hubo "ninguna connivencia" con lo ocurrido, puesto que las impugnaciones ya alcanzan las 400.

"14 años ha estado la Junta de Andalucía batallando contra los desmanes urbanísticos en Marbella", sentenció Paniagua, para quien el PP trata ahora de "defender lo indefendible", sobre todo, dado el "comportamiento" que los populares han mantenido en el Ayuntamiento de Marbella durante años, donde se han mantenido "callados y con la boca cerrada y amordaza como consecuencia de los pactos que tenían con el GIL", lo que explica que no "presentaran ninguna denuncia en los tribunales".

El diputado de IULV-CA Antonio Romero advirtió al PP ante su propuesta de que puede "ir a por lana y salir trasquilado, porque analizar los trece años de gilismo en Marbella, es poner los focos en el papel de la Junta de Andalucía, pero también en el papel de todos los demás, incluido el Partido Popular". Preguntó a los populares "cómo explican que hayan acogido en su seno a 33 concejales del antiguo GIL, educados en las prácticas denunciadas" o "el papel de los concejales del PP que no han impugnado ninguna de las licencias urbanísticas ilegales concedidas al margen del Plan General de 1986". No obstante, consideró necesaria la investigación porque es necesario "se arroje luz" sobre "cómo ha ejercido las competencias la Junta de Andalucía en una ciudad como la de Marbella gobernada por un grupo mafioso de saqueadores".

La portavoz del grupo andalucista, Pilar González, manifestó que lo ocurrido en Marbella "es muy grave" y por ello es necesario que haya "la mayor transparencia posible", mientras deseó que la investigación judicial llegue hasta el final "caiga quien caiga". Señaló que el PA ha demostrado su "tolerancia cero" con la corrupción disolviendo su agrupación en la ciudad, de manera que pidió la "misma diligencia y firmeza" a las demás fuerzas, en especial, el PSOE. Se mostró convencida de que los responsables de lo ocurrido no fueron sólo los miembros del Ayuntamiento, sino que la Junta "ha tenido mucho que decir en el urbanismo de Marbella" al tener las competencias sobre ordenación del territorio y urbanismo y está claro que "no ha actuado con diligencia".