Miles de docentes, sanitarios y funcionarios protestan ante San Telmo contra los "recortes" y ajustes de la Junta

Actualizado 12/06/2012 22:24:48 CET

SEVILLA, 12 Jun. (EUROPA PRESS) -

Miles de profesores y docentes, de personal sanitario y funcionarios de la Junta de Andalucía se concentraron este martes ante el Palacio de San Telmo de Sevilla, sede de la Presidencia de la Junta de Andalucía, en protesta contra el plan de ajuste y los "recortes" llevados a cabo por el Gobierno andaluz, en lo que será la primera acción de un calendario de movilizaciones en el que no descartan "nada", incluidos paros, huelgas o medidas judiciales.

Según han indicado a Europa Press fuentes sindicales, a esta acción, que se ha desarrollado con normalidad y sin incidentes, han acudido más de 6.000 personas, y durante la misma se han hecho marchas alrededor de San Telmo, incluido un corte de tráfico del Paseo de las Delicias, que se ha desarrollado durante "breve tiempo".

Las movilizaciones han sido convocadas por los sindicatos Faspi Federación Andaluza de Sindicatos Profesionales e Independientes), integrados por Safja, Sindicato Médico (SMA) y APIA (Asociación de Profesores de Instituto de Andalucía; por la FSES (Federación de Sindicatos de Educación y Sanidad), formada por Satse (Sindicato de Enfermería) y ANPE-Sindicato Independiente; así como la Unión Sindical de Auxiliares de Enfermería (USAE), integrado por SAE (Sindicato de Auxiliares de Enfermería) y FATE (Federación Andaluza de Técnicos Especialistas).

Las fuentes han indicado que en la concentración los profesionales y sindicalistas han acudido ataviados con disfraces, batas blancas, globos, sombreros y peinetas, y se han gritado, a ritmo de tambores y pitos, consignas contra el Gobierno andaluz y contra los recortes, como 'Griñán y Valderas, el duo de la tijera' o 'No a los recortes',

Las fuentes destacan que han acudido profesionales de toda Andalucía y se ha instalado un escenario donde se ha leído el manifiesto.

Asimismo, fuentes de Safja han valorado que los sindicatos CCOO, UGT y CSIF se hayan levantado este martes de la última reunión de la Mesa General de Función Pública paras hablar sobre los ajustes, aunque consideran que "esos sindicatos se tendrían que haber levantado antes".

Las fuentes de Safja, que ha mostrado su disposición en acudir a los tribunales "por la vía penal" contra la Junta, espera que en la nueva Mesa General que ha anunciado la consejera sí citen a este sindicato.

Por su parte, fuentes de Satse considera que todos los sindicatos presentes en esta concentración "deberíamos estar presentes en las negociaciones" y consideran que CCOO, UGT y CSIF "deberían negarse a entrar en la nueva Mesa que se convoque, pues de lo contrario sería hurtar la negociación a los sindicatos representativos".

Por su parte, Ustea ya este martes por la mañana se concentró ante San Telmo junto a otros sindicatos en contra la política de recortes del Gobierno andaluz y también ha acudido esta tarde a la concentración, ya que considera que "solo juntos todos los sindicatos y todos los sectores afectados podremos frenar el ataque a los servicios públicos y a los trabajadores del sector público andaluz".

EL MANIFIESTO

Todos los representantes sindicales apuntan una serie de medidas de ajuste alternativas a los "recortes" salariales de los empleados públicos, ente ellas la reducción del 50 por ciento de altos cargos en la administración andaluza; la eliminación de los asesores de confianza de los altos cargos; eliminación de los puestos de libre designación; reducción de consejerías y direcciones generales; reducción "drástica" de gastos de protocolo; vuelta al sistema de fiscalización previa por la Intervención General de todos los gastos ocasionados en el sector público.

Todos los sindicatos también demandan el establecimiento de un tope anual a los emolumentos totales recibidos por los altos cargos y fortalecimiento de las garantías de publicidad y transparencia; eliminación de la 'Administración paralela' en la Administración General de la Junta; eliminación de las subvenciones a partidos políticos, sindicatos y organizaciones de empresarios; persecución del fraude fiscal en la Comunidad; reducción drástica de los planes y programas que "desangran el presupuesto público sin obtener resultados satisfactorios"; y una reducción "drástica" de las partidas millonarias destinadas a propaganda institucional.