La mujer asesinada en Sevilla desistió hace dos años de una denuncia contra el detenido, acusado por tres mujeres más

Rosa Aguilar, en rueda de prensa
JUNTA DE ANDALUCÍA
Actualizado 24/10/2018 15:36:13 CET

Aguilar condena el último "atentado machista" y señala que la Junta está "amparando" a los dos hijos de la víctima desde el primer momento

SEVILLA, 24 Oct. (EUROPA PRESS) -

   Fátima, la mujer de 36 años y de origen marroquí asesinada este pasado martes en el rellano del bloque de viviendas donde residía en la calle Carena del barrio sevillano de Los Pajaritos a manos de la que fuera su expareja E.R.B. y que ya fue detenido como presunto autor de los hechos, denunció a éste hace dos años si bien desistió del procedimiento judicial iniciado. Además, el varón cuenta actualmente con denuncias de otras tres mujeres.

   Según la información facilitada por la consejera de Justicia e Interior, Rosa Aguilar, y por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), Fátima denunció a E.R.B. por presuntos malos tratos, incoándose el día 3 de diciembre de 2016 un procedimiento que se tramitó como juicio rápido por parte del Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 3 de Sevilla.

   En el marco de la instrucción de este procedimiento, la mujer se acogió a su derecho a no declarar y, por tanto, no declaró contra el ahora detenido. No obstante, y al existir un testigo presencial de los hechos, el Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 3 remitió el procedimiento a los juzgados de lo Penal, recayendo concretamente el asunto en el Juzgado de lo Penal número 12 de Sevilla, que celebró el juicio por estos hechos el día 30 de junio de 2017, dictándose un día después sentencia absolutoria contra el acusado.

   En el juicio, la Fiscalía pidió para el acusado, por un delito de coacciones en el ámbito familiar, un año de cárcel, privación del derecho a la tenencia y porte de armas durante tres años y prohibición de aproximarse a una distancia inferior a 300 metros a la víctima, domicilio o lugar de trabajo durante dos años, así como el pago de una multa de 600 euros por un delito leve de maltrato de obra.

   En su escrito de acusación, el Ministerio Público relataba que el detenido mantenía una relación sentimental sin convivencia con la fallecida desde junio de 2016, de forma que, sobre las 18,30 horas del 2 de diciembre de 2016, y tras apearse la mujer junto con su hija de once años del coche que conducía el acusado, éste, "movido por el ánimo de impedir a su pareja el legítimo ejercicio de su voluntad, frenó bruscamente el coche", se apeó del mismo y, "sin que conste ánimo de lucro en su acción, le arrebató el bolso tras zarandearla y se introdujo en su vehículo, marchándose del lugar" y dejando a la víctima "sin sus efectos personales y sin llaves del domicilio".

   Según la Fiscalía, la hija menor de la fallecida "trató de apartar al acusado de su madre y de recuperar el bolso, ante lo cual el acusado, con ánimo de menoscabar la integridad física de la menor, la propinó varios empujones, sin que llegara a causarle menoscabo físico".

   La mujer renunció a cuantas acciones penales y civiles pudieran corresponderle en este procedimiento, así como a ser reconocida por el médico forense.

ABSUELTO POR FALTA DE PRUEBAS

   En la sentencia, la juez considera que "no se practicó prueba suficiente para enervar la presunción de inocencia en cuanto a los hechos en los que basa el Ministerio Fiscal su acusación", ya que el acusado se acogió a su derecho a no declarar y la testigo tampoco acogiéndose a la dispensa que contempla el artículo 416 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, mientras que el agente que declaró "no vio lo ocurrido".

   La juez, por ello, entendió que, "con tan débil medio probatorio, se hace imposible determinar la certeza de los hechos por los que se acusa", todo lo cual "conduce a la absolución".

   Por otro lado, el ahora detenido por la muerte de Fátima fue enjuiciado por otros hechos distintos a los anteriores y permaneció en prisión hasta el pasado 19 de marzo de 2018 después de que el Juzgado de lo Penal número 2 de Sevilla, por medio de una sentencia dictada el día 14 de marzo de 2014, lo condenara a 14 meses de cárcel por un delito continuado de quebrantamiento de medida cautelar en relación a otra mujer distinta a la víctima.

   La condena fue recurrida ante la Audiencia Provincial, que rebajó la misma a once meses de cárcel. En marzo de 2017, se requirió al acusado para que ingresara en prisión, comprobándose que ya se encontraba en la cárcel por otros hechos distintos. Finalmente, abandonó la prisión y obtuvo la libertad definitiva tras cumplir la condena impuesta por el Juzgado de lo Penal 2 el día 19 de marzo de 2018.

   Los Juzgados de Violencia sobre la Mujer de Sevilla, además, tramitan actualmente las denuncias presentadas por otras tres mujeres contra el ahora detenido.

   De otro lado, el Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 3 de Sevilla tramita actualmente una denuncia por presuntos malos tratos presentada por la víctima contra su marido y padre de sus dos hijos, de nueve y trece años. Este procedimiento se incoó el día 5 de febrero de 2018 y, por estos hechos, el Juzgado ordenó el ingreso en prisión preventiva del marido de la fallecida, que se encuentra actualmente en prisión.

LOS MENORES AMPARADOS POR LA JUNTA

   La consejera de Justicia e Interior, en rueda de prensa para presentar el IX Congreso para el Estudio de la Violencia contra las Mujeres y en el minuto de silencio convocado por la muerte de Fátima a las puertas del Ayuntamiento de Sevilla, ha mostrado su condena y repulsa por este "atentado machista", que deja "dos víctimas, sus hijos", quienes "no van a estar solos, como no lo han estado desde el primer momento".

   "La Junta va a estar a su lado, amparándolos en lo que es su trayectoria vital para que se desarrolle con normalidad". En este sentido, ha informado de que los menores se encuentran con una familia de acogida "amiga".

   Sobre el ahora detenido, Aguilar ha indicado que ya tenía denuncias anteriores por malos tratos de mujeres con las que mantuvo elaciones afectivas, incluido la actual pareja de éste. "Es evidente que es un maltratador habitual y un asesino", ha sentenciado la consejera.

   Aguilar, que también ha condenado el asesinato de una mujer en Pamplona en las últimas horas, ha llamado a la ciudadanía a "plantarle cara y pasar a la acción para el reto de desterrar la violencia de género".

ACOMPAÑAMIENTO DEL SAVA SI DESISTE

   En este contexto, ha señalado que hay que "ir a más" en todos los ámbitos, haciendo hincapié en la formación el sector judicial. Al hilo de esto ha valorado que la reciente Ley andaluza contra la Violencia de Género incorpora un elemento "importante". Cuando las mujeres inicien un procedimiento y desistan, el Servicio de Atención a las Víctimas en Andalucía (SAVA) pondrá en marcha un "acompañamiento judicial, social y psicológico" de estas víctimas.

   A veces las mujeres desisten "por miedo y presiones, porque creen que la situación volverá a la normalidad o porque los maltratadores juegan su papel para que desistan". Con respecto al acompañamiento del SAVA, ha indicado que si una mujer desiste es importante que se pueda seguir para poder detectar "elementos que permitan actuar o ponerlos en conocimiento de la Justicia y Fiscalía".

   Aguilar ha destacado el "paso importante" que se está dando en todas las provincias, comenzando por Granada, con la constitución de comisiones contra la violencia de género en las Audiencias Provinciales. Por último, también ha resaltado la importancia de las modificaciones legislativas, como el artículo 416 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, que dispensa a familiares del procesado, en este caso las exparejas, de declarar en los juicios, lo que conlleva que muchas denunciantes se acojan a este artículo para no declarar contra el presunto maltratador.

   "Hay que trabajar en modificaciones legislativas para que la mujer no tenga que volver a declarar y que el proceso siga adelante hasta el final", ha añadido, subrayando que estos cambios en las leyes "son claves y urgentes".