Participa pide "incrementar los controles" sobre los VTC para que no circulen por el centro o por carriles bus

Turismo VTC
ARCHIVO
Publicado 12/11/2018 15:15:36CET

SEVILLA, 12 Nov. (EUROPA PRESS) -

El concejal de Participa en el Ayuntamiento de Sevilla Julián Moreno ha reclamado este lunes "incrementar los controles" sobre los conductores de vehículos de transporte concertado (VTC) que operan para empresas de alquiler de coches con conductor como Uber o Cabify, para evitar "que vehículos que no tienen permiso circulen por el centro o por los carriles" reservados a los autobuses públicos y taxis, toda vez que la Unión Nacional de Autoturismos (Unauto), que agrupa al sector de los VTC, está estudiando medidas jurídicas ante las restricciones impuestas por el consistorio.

Así se ha pronunciado Participa, en un contexto en el que en respuesta a las reivindicaciones de los taxistas, el Ayuntamiento de Sevilla manifestaba recientemente que está siendo "muy exigente" con los conductores de VTC en lo que se refiere a los accesos al casco histórico y concretamente a las áreas declaradas de especial restricción al tráfico.

A tal efecto, cabe exponer que la ordenanza municipal de Circulación, recogida por Europa Press, especifica hasta 17 tipos de autorizaciones para el acceso a las zonas declaradas de especial restricción al tráfico, incluyendo "el transporte público de viajeros" o la "distribución capilar de mercancías, servicios y suministros".

"LIMITACIÓN" A LOS VTC

En ese sentido, y después de que las citadas restricciones y otros aspectos de control a los VTC propiciasen que la Unión Sevillana del Taxi, Solidaridad Hispalense del Taxi y Élite Taxi desconvocasen finalmente un paro promovido en el sector local del taxi, el edil de Participa Julián Moreno ha celebrado un encuentro con la asociación de taxistas Élite Taxi, que recientemente avisaba de que cualquier taxistas que colabore con las empresas de VTC será sometido a "desprecio" por "traidor".

En dicha reunión, según Participa, Élite Taxi habría mostrado un informe "en el que denuncia que en centenares de ocasiones, los VTC incumplen las normativas de circulación y transitan" por las zonas del casco histórico declaradas de especial restricción al tráfico y por los carriles reservados al transporte colectivo y a los taxis.

"No tiene ningún sentido que de forma totalmente irresponsable, el Gobierno socialista le dé un trato de favor a estas multinacionales en Sevilla, mientras que tributan en paraísos fiscales y aumentan la precariedad laboral", critica Moreno, según el cual esta asociación de taxistas traslada que "la propia Policía Local permite el acceso a espacios restringidos a los VTC por órdenes de arriba". "¿Por qué se les da este trato de favor?", pregunta retóricamente el concejal.

En este sentido, Moreno ha apostado por "incrementar los controles para evitar que vehículos que no tienen permiso circulen por el centro o por los carriles bus-taxi".

EL CONFLICTO DEL TAXI

Y es que el sector del taxi acusa a los conductores de VTC de invadir su ámbito de actuación e incurrir repetidamente en incumplimientos de las normativas, pues la regulación les impide transitar por carriles reservados al transporte público o circular a la búsqueda aleatoria de clientes, mientras estos últimos advierten de situaciones de coacción, amenazas y ataques por parte de taxistas.

En el marco de este conflicto, la Policía Nacional tiene como investigados a más de 32 taxistas por supuestos casos de acoso, violencia y amenazas a conductores de VTC e incluso a otros taxistas, toda vez que fruto de estas pesquisas policiales, el Juzgado de Instrucción número ocho de Sevilla ha incoado una causa en la que figuran como investigados los principales dirigentes de la asociación Solidaridad Hispalense del Taxi, con relación al devenir de la parada de taxis del aeropuerto, regida por una tarifa única.

Las asociaciones del taxi, de su lado, se desligan de los altercados investigados en insisten en acusar a los conductores de VTC de incurrir constantemente en situaciones de "intrusismo" o competencia desleal.

La situación, recordémoslo, tocó techo la madrugada del martes de la edición 2017 de la Feria de Abril. Aquella noche resultaron incendiados nueve turismos VTC desplazados de Madrid a Sevilla para reforzar los servicios de la empresa Cabify con motivo de la Feria, en un alojamiento rural de Castilblanco de los Arroyos donde descansaban sus conductores.

A cuenta de tal extremo fue finalmente detenido un taxista natural de dicho municipio y socio tanto de la Unión Sevillana del Taxi, como de Solidaridad Hispalense del Taxi.