Pediatras aplauden la vacunación forzosa por vía judicial para frenar brotes como el de sarampión de Granada

Actualizado 24/03/2011 16:50:00 CET

SEVILLA, 24 Mar. (EUROPA PRESS) -

El miembro del comité asesor de la Asociación Española de Pediatría (AEP) y jefe de la Unidad de Enfermedades Infecciosas del Hospital de Basurto, el doctor Javier Arístegui, ha reconocido que desde la AEP valoran de forma positiva la imposición, vía judicial, de las vacunaciones forzosas "como medida de salud pública, para abordar situaciones concretas de brotes y por el interés común".

En el marco de unas jornadas sobre vacunas que la EAP ha organizado este miércoles en Sevilla, Arístegui, quien también es uno de los directores de estas jornadas, se ha referido así a preguntas de los periodistas al brote que a finales del pasado año se registró en el barrio granadino del Albaicín, ante la negativa en un primer momento de vacunar a sus hijos.

Así, y para estos casos, ha defendido que la vacunación forzosa "no sólo debería de ser obligatoria, sino que ya la misma ley lo contempla así, aunque siempre a petición de un juez".

Pese a admitir que estos casos son "muy complejos", debido a que "desde el punto de vista individual, la vacunación choca con la libertad personal", en casos como el de Granada la vacunación obligatoria se presenta como "un instrumento para el bien común".

"Es verdad que hay ciertas colectividades o grupos de personas que, por motivos religiosos, étnicos o higienistas, no se vacunan para estas enfermedades que, como el sarampión, son muy transmisibles", ha reconocido este especialista, quien ha dicho que, "globalmente hablando el sarampión está prácticamente erradicado en Espaá, gracias precisamente a la vacunación universal".

"Aunque el virus del sarampión que sigue circulando en la comunidad andaluza, tiene muy baja presencia, gracias a que un 95 por ciento de la población infantil está protegida porque se vacuna correctamente", ha argumentado Arístegui en defensa de la vacunación universal.

NO HAY MOTIVO DE ALARMA PESE A LOS CASOS DE GRANADA Y SEVILLA

De hecho, a dicho que "pese a los casos recientes de Granada y ahora el de Sevilla, no hay motivo para la alarma, aunque sí para forzar a la vacunación y alcanzar las coberturas que aseguren que esto no se va a producir", ha defendido.

No obstante, ha admitido "ciertos temores" de la gente a posibles rechazos de las vacunas, aunque los ha achacado al hecho de que "el miedo es libre" y a que ese miedo "está vinculado a la formación sanitaria de la población".

"Es mucho más fácil tener miedo de algo que no se conoce y que es tangible, a algo que ya prácticamente no se conoce, como es el sarampión, afortunadamente porque llevamos muchos años sin esta enfermedad en España gracias a la vacunación", ha proseguido.

LA PREVISIÓN ERA ERRADICAR EL SARAMPIÓN EN 2010

Ha proseguido que, a nivel histórico, la única enfermedad que ha sido erradica con vacunas ha sido la viruela, "aunque estamos en vías desde hace años de erradicar a nivel mundial la poliomielitis, a la que le seguiría en este ranking el sarampión".

Así, y tras admitir que el sarampión estaba previsto, según las agencias oficiales sanitarias mundiales, que en 2010 se pudiera haber controlado su eliminación "en seno de la UE, el continente americano y en el pacífico", la situación en la UE "es que estamos en vías de su eliminación, aunque con problemas puntuales con la aparición espontánea de numerosos brotes de sarampión en colectividades muy localizadas".

Sea como fuere ha defendido que, "globalmente hablando, el sarampión está prácticamente erradicado en España, aunque anualmente, al igual que ocurre en otros países europeos como Alemania o Reino Unido, se registran pequeños brotes de sarampión en colectividades concretas".

CALENDARIO ÚNICO

Por su parte, Josep Marés, pediatra de atención primaria y coordinador del comité asesor de vacunas de la EAP, ha dicho también a preguntas de los periodistas que la defensa de un calendario vacunal único en España "es una cuestión de equidad y de racionalidad para una población que, como en la española, no hay ningún motivo epidemiológico que justifique que no se administren las mismas vacunas en una comunidad que en otra".

"En la Península Ibérica no hay ninguna razón epidemiológica que justifique que no se administren las mismas vacunas en una comunidad que en otra para ninguna de las enfermedades inmunodeprimibles, sea para un niño de Andalucía, Cataluña o País Vasco", ha proseguido.

Finalmente, el catedrático de Pediatría de la Universidad de Sevilla, jefe del servicio de pediatría del hospital Virgen Macarena y miembro del comité asesor de vacunas de la AEP y de la Consejería de Salud andaluza, José González Hachero, se ha referido a otros contenidos que se tratarán en estas jornadas como la vacunación de niños viajeros, esto es, "niños que residen aquí pero que viajan de vez en cuando a sus países de origen y nos traen enfermedades importadas y que aquí ya estaban erradicadas, como la hepatitis A, p determinados tipos de encefalitis".

También se tratará sobre lo que aporta Internet en el campo de las vacunas, la vacunación contra el rotavirus y las vacunas de futuro como la que va contra el meningococo B, "ya que todavía mata a muchos niños en nuestro país".