Actualizado 21/12/2011 17:28 CET

UCE-A muestra su "preocupación" por la transposición de la Directiva Europea de Servicios

SEVILLA, 21 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Unión de Consumidores de Andalucía (UCE-A) ha mostrado este miércoles su "preocupación" por la transposición de la Directiva Europea de Servicios en las II Jornadas 'Novedades legislativas', subvencionadas por la Consejería de Salud.

Durante esta jornada, se ha realizado un análisis de las principales novedades que se han acometido durante este año en materia de consumo, principalmente la transposición de la directiva europea de servicios al Derecho tanto a nivel estatal como andaluz.

En palabras de Juan Moreno, presidente de la Unión de Consumidores de Andalucía, durante el día de hoy se produce "un punto de encuentro de algunos de los sectores afectados por esta transposición: administración, usuarios y representantes de los instaladores de telecomunicaciones, talleres de automóviles y comercio".

Moreno ha manifestado que era necesario acometer esta reformulación normativa, sobre todo, "cuando estamos hablando de un motor económico tan importante en nuestro contexto como lo es el sector de los servicios". La transposición de la normativa europea de servicios tiene entre sus objetivos mejorar la regulación y prestación de las actividades, conseguir un mercado más homogéneo y regulado y eliminar los procedimientos que, por innecesarios y complejos, ralentizan el libre mercado.

Sin embargo, este último objetivo preocupa "sobremanera a los consumidores". De hecho, el presidente de la Unión de Consumidores ha declarado que la eliminación del control previo en pos del crecimiento de la competencia hace necesario "el incremento de las inspecciones que, lamentablemente y por la situación de crisis que actualmente padecemos, difícilmente se llevará a cabo".

Moreno también ha advertido del "peligro" que conlleva esa "laxitud" normativa, sobre todo en lo que se refiere al aumento del intrusismo. "Se trata de prácticas que podríamos considerar 'piratas', que se multiplican en épocas de crisis económica y ante las que los consumidores están totalmente desprotegidos", ha aseverado Moreno que también ha recomendado a los consumidores que a la hora de contratar un servicio siempre soliciten la factura correspondiente porque, al final, "lo barato sale muy caro". "Este intrusismo afecta especialmente a servicios domiciliarios de reparación y talleres de automóviles", ha subrayado.

El presidente de la Unión de Consumidores, además de pedir a la Administración competente que lleve a cabo un ejercicio de responsabilidad aumentando las inspecciones que garanticen el cumplimiento de la normativa, ha lamentado que de esta directa quedaran excluidos sectores tan controvertidos y reclamados como los servicios financieros, las telecomunicaciones, el transporte o la salud.

Por último, Moreno también ha lamentado que el aumento de las garantías, la calidad de los servicios o la protección del consumidor no siempre hayan sido la prioridad en este proceso de adaptación normativa.