El I Premio Enólogo de ENOMAQ 2019 ya tiene ganador

Jurado y organización del I Premio Enólogo de ENOMAQ 2019.
FERIA DE ZARAGOZA
Publicado 29/12/2018 8:59:36CET

ZARAGOZA, 29 Dic. (EUROPA PRESS) -

El I Premio Enólogo del Salón Internacional de Maquinaria y Equipos para Bodegas del Embotellado (ENOMAQ 2019), que se celebra del 26 de febrero al 1 de marzo en Feria de Zaragoza, ya tiene ganador. Este galardón pretende reconocer el compromiso continuado o de especial notoriedad e importancia de personas que, con su trabajo, constituyen un modelo ejemplar para el sector vitivinícola.

Feria de Zaragoza tiene entre sus objetivos apoyar y reconocer el trabajo de aquellos profesionales y empresas que con su actividad diaria producen mejoras tanto en los productos como en las técnicas de trabajo en aras de mejorar su situación en su mercado concreto y en la economía general. Por eso, como novedad en la próxima edición de ENOMAQ ha organizado la primera edición del Premio Enólogo.

El jurado evaluador, integrado por expertos del mundo del vino, ha premiado a Diego Cutillas Abellán, de la Asociación Murciana de Enólogos, por su experimentada trayectoria profesional.

Cinco décadas unen Cutillas a la actividad bodeguera desempeñando la función de enólogo desde finales de los años 70. Su vida profesional está vinculada a las Bodegas 'Cooperativa San Isidro' ubicadas en Jumilla, Murcia. Asimismo, su aportación al sector se complementa con la actividad de formador en diferentes bodegas de la geografía española, de juez en diferentes certámenes y premios y como colaborador en el programa de radio 'El eco de Jumilla'.

El jurado ha tenido en cuenta su formación, así como los conocimientos sobre cata, y su pasión y entusiasmo, en general, por el mundo vitivinícola.

Por otro lado, en la categoría 'Vino Singular' la bodega premiada ha sido Cien y Pico Wine S.L., con la candidatura 'Cien y Pico Knight Errant', presentada por el enólogo Luis Jiménez García.

Se trata de un puro garnacha tintorera, que ha pasado 18 meses en barrica nueva de roble francés, y que viene de la ladera más pobre del paraje "casilla del trueno". Es un vino potente, todavía muy entero, con una nariz compleja, en el que predominan las especias, clavo, pimienta y un toque particular de aceituna negra propia de la variedad. En boca es potente la entrada; aparece un toque de cacao negro y un tanino pulido y persistente en la boca. Por último, se reconoce un toque de tabaco largo y especiado.

Con esta iniciativa, ENOMAQ premia el talento y buen hacer de los maestros del vino y muestra su compromiso con uno de los sectores en boga dentro del mercado agroalimentario internacional.

Contador