Publicado 02/03/2021 13:47CET

La CHE levanta la prohibición de navegación en el embalse de Maidevera (Zaragoza)

Estación de servicio San Blas de Brea de Aragón.
Estación de servicio San Blas de Brea de Aragón. - CHE

ZARAGOZA, 2 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, ha levantado la prohibición de navegación en el embalse de Maidevera (Zaragoza). Lo ha hecho tras constatar que las embarcaciones podrán ser limpiadas gracias a dos dispositivos ubicados en las Estaciones de Servicio San Blas de Brea de Aragón y Cepsa Aranaoil en Illueca, según el convenio firmado entre los responsables de cada uno de estos centros con la Comarca del Aranda.

Para volver a disfrutar de este uso en el embalse, los ciudadanos deberán contar con la correspondiente declaración responsable de navegación. La información para su tramitación puede encontrarse en la web de la Confederación Hidrográfica del Ebro, en el enlace 'http://www.chebro.es/contenido.visualizar.do?idContenido=157...'.

Con la reciente publicación del cambio normativo en la cuenca, recogido en el Boletín Oficial del Estado (BOE) número 36, de 11 de febrero de 2021, además de la navegación exclusiva, en este embalse se exige el paso por la estación de limpieza, con la obtención del correspondiente ticket en cuatro casos: la primera vez que se entre en la masa declarada, al salir una vez concluya el plazo de navegación declarado, al participar en eventos y competiciones en otras masas o cuando se solicite navegar en otras demarcaciones hidrográficas.

Con el ticket, los usuarios acreditarán ante cualquier agente de la autoridad que han cumplido con los requisitos del protocolo de limpieza de embarcaciones de la CHE.

La prohibición en Maidevera ha estado vigente desde marzo de 2019 cuando se clasificó el embalse como tipo R o en riesgo, por indicios de presencia en estado larvario de mejillón cebra. Esta medida fue establecida por la CHE en los pantanos de Moneva y Maidevera, con el objetivo de preservar estas masas de agua.

25 EMBALSES

Un total de 25 embalses cuentan con dispositivos de limpieza en la cuenca del Ebro. De ellos, 17 tienen clasificación tipo A, afectados por presencia de mejillón cebra adultos: Sobrón, en Burgos; Barasona, Búbal, Lanuza y La Sotonera, en Huesca; La Tranquera, en Zaragoza; La Estanca de Alcañiz y Calanda, en Teruel; Ullíbarri y Urrúnaga, en Álava; Guiamets, en Tarragona; Rialb, San Lorenzo de Montgay, Talarn (Tremp o Sant Antoni), en Lleida y los tres embalses del tramo bajo del Ebro, Mequinenza, Ribarroja y Flix.

Los otros ocho están clasificados como tipo R o en riesgo: El Ebro, en Cantabria; González Lacasa, en La Rioja; Alloz, en Navarra, Yesa (Navarra/Zaragoza); Ibón de Baños, Mediano y El Grado, en Huesca y Maidevera, en Zaragoza.

Junto con estos embalses que cuentan con estaciones, existen otros tres en los que la navegación se encuentra temporalmente suspendida por considerarse en riesgo y no contar con estos dispositivos de limpieza. En este grupo se están Mezalocha, Moneva y Las Torcas, en Zaragoza.

STOP INVASORAS

Desde la primera detección del mejillón cebra en el año 2001, la CHE ha desarrollado medidas para evitar su propagación, en coordinación con las Administraciones competentes en medio ambiente, control de la fauna invasora y pesca, actividad que también constituye uno de los principales vectores de dispersión de las especies invasoras acuáticas.

Una de las últimas decisiones adoptadas ha consistido en la modificación de la normativa de navegación, consensuado con las comunidadesaAutónomas de la Demarcación donde existen masas de agua navegables --Aragón, Cantabria, Castilla y León, Cataluña, La Rioja, Navarra y País Vasco--, con el objetivo de mantener la actividad lúdica en los embalses, con las mayores garantías para las masas libres de mejillón cebra, apostando por el buen estado de las masas de agua, como eje para un Ebro sostenible, velando por la protección de los ecosistemas de la cuenca y por la protección de los usos del agua.

Los trabajos para mejorar la calidad de la cuenca responden a los principales ejes de acción de la CHE definidos para un Ebro Sostenible. El eje 3 recoge las acciones para alcanzar el buen estado potencial de las masas de agua.

Por su parte, los otros ejes que también guían los objetivos de la Planificación Hidrológica, son: la mejora del conocimiento, la mejora general de la gestión, la renovación de la visión sobre la dinámica fluvial y la garantía de suministro a los usos esenciales.