Actualizado 10/02/2016 20:34 CET

DGA ordena el pago de los últimos 5,6 millones de ayudas pendientes por riadas del Ebro

Crecida del Ebro
EUROPA PRESS

ZARAGOZA, 10 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Aragón ha dado la orden de efectuar los pagos pendientes por los daños producidos en la última riada del Ebro a agricultores y ganaderos. Este segundo y definitivo desembolso asciende a 5,6 millones de euros y cubre los perjuicios causados en las instalaciones agroganaderas.

El director general de Desarrollo Rural del Ejecutivo autonómico, Jesús Nogués, ha manifestado que el abono se ha realizado en el momento previsto y de acuerdo con lo dicho en su momento desde el departamento; "se anunció en un plazo de dos meses desde que se realizara el primer pago y así se ha hecho", ha recalcado.

Con respecto a ese primer pago, realizado en los primeros días de enero, el director general ha recordado que se hizo con una pequeña demora sobre lo anunciado por la consejería --finales de año-- y que en ella tuvo mucho que ver la duplicidad de expedientes, es decir, la reclamación duplicada de indemnización por un mismo daño, lo que lastró el obligado proceso de certificación que debía realizar la Administración.

En este sentido, también al inicio de la tramitación fue necesario depurar algunos cientos de solicitudes presentadas por propietarios de huertos dedicados a actividades de ocio, ha indicado el Gobierno aragonés en una nota de prensa.

La cantidad que empezará a llegar a los solicitantes esta semana se une a los cuatro millones abonados en enero, lo que suma cerca de 10 millones. El destino de las indemnizaciones ha sido la compensación por daños en cultivos y ganado no asegurados, en unos casos, y por las franquicias de aquellos profesionales del campo que sí habían asegurado sus producciones. También se han compensado los gastos de reparación de infraestructuras.

El Departamento de Desarrollo Rural y Sostenibilidad, que ha hecho frente de esta manera a un compromiso del gobierno anterior, ya recordó en su momento que el seguro agrario debería ser considerado como un gasto fijo de explotación. "Hemos tenido que hacer un gran esfuerzo económico y administrativo para contar con unos recursos que no estaban disponibles", ha resumido Nogués.

En total, el Gobierno de Aragón ha invertido cerca de 30 millones de euros que han tenido como destino, además de los pagos a particulares señalados, la reparación de infraestructuras de uso común.