Un grupo de mayores voluntarios enseñan informática a 987 reclusos del Centro Penitenciario de Zuera


Publicado 12/03/2019 15:41:08CET

ZUERA (ZARAGOZA), 12 Mar. (EUROPA PRESS) -

El proyecto CiberCaixa Penitenciaria, una iniciativa pionera, ha permitido acercar las nuevas tecnologías a 987 internos de la prisión de Zuera (Zaragoza), gracias a la participación de 39 mayores voluntarios.

La directora territorial de CaixaBank en Aragón y La Rioja, Cristina González, y la directora del Centro Penitenciario de Zaragoza, Carmen Gambaro, han participado este martes en el acto de celebración del octavo aniversario del proyecto CiberCaixa Penitenciaria, impulsado por
'la Caixa', en colaboración con la Secretaría General de Instituciones
Penitenciarias del Ministerio del Interior.

Esta iniciativa comenzaba hace diez años en el Centro
Penitenciario de Teixeiro y se ha ido ampliando progresivamente a otros territorios, como es el caso del Centro Penitenciario de Zuera, donde 987 reclusos han recibido clases de informática, con el objetivo de mejorar su reinserción sociolaboral. Los profesores han sido 39 miembros de la Asociación de Voluntarios Informáticos y de Ámbito Social de
Centros de Mayores de Aragón (AVIMAR).

Las CiberCaixa Penitenciarias son aulas que actúan en dos ámbitos distintos, dentro de los centros penitenciarios y atendiendo a los internos de los CIS en centros de mayores. Estas aulas están dotadas de pantalla, proyector y ordenadores para realizar prácticas individuales, y a ellas acuden semanalmente mayores voluntarios, internos de los centros penitenciarios y de los Centros de Inserción Social (CIS). Se constituye así un espacio único de relación intergeneracional que representa un proyecto pionero en el Estado de preparación para la libertad.

En estas aulas, voluntarios mayores preparados en el tema imparten
informática a los internos, en lecciones que se adaptan al nivel de los
beneficiarios y que van desde aprender a editar documentos hasta la
introducción en el uso de Internet.

Además, enseñan a los reclusos a redactar un currículum o una carta de motivación para un trabajo, al mismo tiempo que les ayudan a preparar entrevistas y trabajan con ellos la importancia de valores universales como el esfuerzo, el trabajo en equipo o el respeto, entre otros.

Se trata de un proyecto que contribuye a reducir el analfabetismo digital de la población penitenciaria, a la vez que fomenta la participación social de las personas mayores, grandes transmisores de valores, experiencias y conocimientos.

LAS CLASES LLEGAN A 8.600 RECLUSOS

En el conjunto de España, y a lo largo de estos últimos años, 1.203 personas mayores voluntarias han impartido clases de nuevas tecnologías a 8.648 personas privadas de libertad en 9 centros penitenciarios: Teixeiro (A Coruña), Asturias, Badajoz, Sevilla 1, Picassent (Valencia), Mallorca, Las Palmas, Zuera (Zaragoza) y Quatre Camins (Barcelona).

A estos centros hay que añadir los 11 CIS donde también se imparten clases de informática: Victoria Kent (Madrid), Guillermo Miranda (Murcia), Mercedes Pinto (Tenerife), Carmen Avendaño (Vigo), Dulce Chacón (Cáceres), Centres de Règim Obert (Barcelona), Marcos Ana (Albacete), Concepción Arenal (Ciudad Real), Jesús Haddad Blanco
(León), Alfredo Jorge Suar Muro (Jerez de la Frontera) y Evaristo Martín Nieto (Málaga).

Se espera que, además, este año se añadan los CIS Rafael Salillas
(Huesca) y el Centro de Régimen Abierto de Lleida a esta iniciativa solidaria.

El proyecto también incluye clases de informática impartidas por profesionales dentro de los centros penitenciarios, de las cuales el año pasado se beneficiaron cerca de un millar de internos.

Contador

Para leer más