Publicado 01/08/2022 11:17

IU Aragón dice que Educación tiene "atascada" la licitación y la contratación de comedores escolares

Archivo - Imagen de un comedor escolar.
Archivo - Imagen de un comedor escolar. - EUROPA PRESS - Archivo

ZARAGOZA, 1 Ago. (EUROPA PRESS) -

IU Aragón ha advertido de que la licitación de los comedores escolares para el curso 2022-2023 "no estará a punto" en el inicio del próximo curso escolar en septiembre, manteniéndose "la provisionalidad, la precariedad, la imprevisión y la provisionalidad" de este servicio educativo.

En una nota de prensa, la formación política ha señalado esto se debe al "retraso" del Departamento de Educación del Gobierno de Aragón para aumentar el gasto de contratación de comedores para los cursos escolares 2022-2023 y 2023-2024 ya que los trámites "no comenzaron hasta finales de abril".

El coordinador general y diputado en las Cortes de IU Aragón, Álvaro Sanz, ha explicado que el 1 de septiembre se reanudará la actividad escolar "con los contratos provisionales, prorrogados y temporales, lo que hará muy difícil que se pueda proceder a la nueva contratación antes del 1 de enero de 2023".

Ha añadido que esto provocará "precariedad, inseguridad y, en mitad del curso, posibles cambios de empresas". IU ha recordado que, actualmente, en las Cortes de Aragón se está tramitando la nueva ley de contratos de la comunidad autónoma, una oportunidad para posibilitar "cambios de modelo de gestión más eficaces y que permitieran la participación de los centros".

Sin embargo, el consejero de Educación, Felipe Faci, lleve meses "hablando de un nuevo modelo de gestión de comedores escolares, pero no haya respondido a nuestras preguntas de cuándo o cómo se prevé desarrollarlo", han lamentado desde IU.

CALIDAD, EN ENTREDICHO

Esta formación ha indicado que muchas asociaciones de madres y padres de alumnos (AMPAs), familias y la Plataforma por unos Comedores Escolares Públicos de Calidad han presentado una queja ante el Justicia de Aragón porque consideran que los menús "son de baja calidad, que la alimentación del alumnado no se está controlando suficientemente y que el Departamento de Educación no le está concediendo suficiente importancia a este hecho".

Ante esto, el Departamento de Educación ha manifestado que los controles nutricionales se realizan desde el Departamento de Sanidad y que existe un Programa Autonómico de Control de la Cadena alimentaria, implantado en curso 2013-2014.

El último informe de evaluación de comedores es del curso 2018-2019, no hay datos del 2019-2020, ni del 2020-2021 debido a la pandemia, y se está elaborando ahora el de 2021-2022, ha apostillado IU.

El diputado de esta formación ha considerado que existe "poca transparencia" en el Departamento de Educación, "que responde con muchas generalidades y sin concreciones y posee poca efectividad en el control de la alimentación de los escolares y demasiados asuntos pendientes sin resolver".

Sanz ha opinado que el modelo de comedores debe ser el del modelo público, "con todos los servicios internalizados, con cocinas in situ en todos los centros, con todo el personal a cargo de la DGA, con alimentos de cercanía y de temporada que incluya alimentos ecológicos".

Mientras llega este modelo, Educación "debe cumplir la normativa del modelo actual, tramitar con tiempo las licitaciones, cumplir los contratos, controlar lo que come el alumnado, preocuparse de la gestión y evaluar si las empresas cumplen o no", ha dicho Sanz.

Desde IU han incidido en que, hasta la llegada de ese modelo público, la contratación actual debería permitir a los centros escolares "elegir la empresa e incluso cambiarla, si no cumple con los criterios de calidad, tal y como defiende la plataforma de comedores escolares".

Contador

Más información