Abierto el tramo Nueno-Congosto de Isuela de la A-23

Inauguración del tramo Nueno-Congosto de Isuela de la A-23.
Foto: MINISTERIO DE FOMENTO
Actualizado 30/07/2014 20:43:19 CET

HUESCA, 30 Jul. (EUROPA PRESS) -

   El subsecretario del Ministerio de Fomento, Mario Garcés, ha asistido este miércoles al acto de puesta en servicio del tramo Nueno-Congosto de Isuela de la autovía A-23, en la provincia de Huesca. Han participado en el acto el consejero de Obras Públicas, Urbanismo, Vivienda y Transportes del Ejecutivo aragonés, Rafael Fernández de Alarcón, y el delegado del Gobierno, Gustavo Alcalde.

   El nuevo trazado, de cinco kilómetros, supone una mejora tanto en los tiempos de recorrido como en la seguridad vial para los aproximadamente 8.000 vehículos que diariamente circulan por la carretera N-330 en este tramo, facilitando el acceso al puerto de Monrepós desde Huesca.

   Las obras se integran dentro de la planificación prevista por el Ministerio para la transformación del Eje Mediterráneo-Cantábrico, a través de las autovías A-21, A-22 y A-23, fomentando la actividad económica en el Alto Aragón, ha informado en una nota el Ministerio.

   Además, suponen un paso más en las obras de prolongación de la A- 23 desde Huesca hasta Jaca. Así, estos cinco kilómetros se unen a los 24,1 kilómetros ya en servicio en la provincia de Huesca, ya que el pasado 14 de julio se inauguró el tramo Sabiñánigo (Sur)-Sabiñánigo (Este).

   El presupuesto invertido en la obra asciende a 47,2 millones de euros, cantidad que, sumada al coste de redacción del proyecto, al importe final estimado de las expropiaciones y la asistencia técnica para el control y vigilancia de la obra arroja una inversión total de 50,4 millones de euros.

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS

   Se trata de un tramo de autovía de cinco kilómetros de longitud que discurre íntegramente por el término municipal de Nueno, atravesando un relieve complejo y de gran valor ambiental en la subida al puerto de Monrepós. Consta de dos calzadas con dos carriles de 3,50 metros cada una, arcenes exteriores de 2,50 metros e interiores de uno.

   Para minimizar el impacto sobre el entorno de la autovía, se ha aprovechado la calzada existente de la carretera N-330 como calzada sentido norte y se ha desdoblado la calzada sentido sur creando una infraestructura nueva.

   En los primeros dos kilómetros la calzada nueva y la calzada sobre la antigua N-330 discurren en paralelo, separadas únicamente por una mediana de anchura variable. En los tres kilómetros siguientes ambas calzadas se separan para volver a unirse al final del tramo.

   En la calzada sentido norte se han acometido importantes trabajos de acondicionamiento para su adaptación a la geometría de una autovía. Destaca la ejecución de dos viaductos, una galería de protección, un muro anclado y seis muros de suelo reforzado.

   En la nueva calzada, sentido sur, se ha construido un túnel de 500 metros y tres viaductos de 315, 202 y 140 metros de longitud, este último de tipología mixta sobre un terraplén de 70 metros de altura, y aquellos sobre el río Isuela. Se ha construido un único enlace de tipología diamante con glorietas para dar acceso a los núcleos de Nueno y Sabayés.

   En cuanto a la recuperación ambiental e integración paisajística se han realizado plantaciones e hidrosiembras, previa aportación de tierra vegetal, en rellenos adyacentes a la traza, zonas de préstamo, vertedero y enlace. Además se han aplicado hidromantas en taludes de desmonte y terraplén. El importe de estas actuaciones ha ascendido a 1,2 millones de euros.