Una nueva iniciativa turística recorre las antiguas neveras del Bajo Aragón

Actualizado 18/04/2014 11:37:00 CET
Actualizado 18/04/2014 11:37:00 CET

Una nueva iniciativa turística recorre las antiguas neveras del Bajo Aragón

TRAS SU RESTAURACIÓN

Recorrido por las antiguas neveras del Bajo Aragón.
Foto: DGA

TERUEL, 18 Abr. (EUROPA PRESS) -

   Una nueva iniciativa turística propone al visitante un recorrido por las antiguas neveras del Bajo Aragón. Se trata de auténticas bóvedas de frío, conservadas y restauradas para su aprovechamiento turístico.

   Estas neveras son lugares de gran tradición en varias localidades, ya que su uso y explotación consistía en almacenar grandes cantidades de nieve y hielo, lo que permitía conservar los alimentos durante todo el año.

   Varias localidades de esta comarca son las que componen la "ruta de las bóvedas del frío", entre ellas Alcañiz, Belmonte de San José, Calanda, Cañada de Verich, Mata de los Olmos y Valdealgorfa.

   Tras la restauración de estos elementos, se han incluido en las zonas paneles explicativos, audiovisuales y locuciones que permiten al visitante, de manera autoguiada, conocer los usos que tenían estos grandes espacios.

   Son neveras de grandes proporciones, fechadas entorno a los siglos XVI y XVII, que nos permiten imaginar la cantidad de nieve o hielo que podían acumular.

   La localidad de Alcañiz cuenta con un gran patrimonio artístico, bajo su oficina de turismo guarda unos pasadizos que conducen hasta la nevera medieval que se encuentra bajo la plaza de España.

   En Belmonte de San José, debido a sus grandes dimensiones, más de 9 metros de altura, podría llegar a albergar unas 300 toneladas de hielo, sirviendo también a las localidades cercanas.

   La de Calanda es conocida por el nombre de 'Nevera de Crespo', por la familia a la que perteneció. Existe otra, próxima al convento de Carmelitas y que servía para atender las necesidades propias de la comunidadreligiosa.

   La de la Cañada de Verich continuó en uso hasta el siglo XIX pudiendo almacenar hasta 265 m3 y la de la Ginebrosa hasta el primer tercio del siglo XX.

   En la Mata de los Olmos hay una gran nevera que abastecía también incluso a la ciudad de Alcañiz siendo excavada en el propio terreno, con una capacidad de 450 metros cúbicos.

   Valdealgorfa cuenta también con una gran nevera que servía para conservar alimentos y en el verano se utilizaba también para la conservación de medicinas.