Actualizado 12/11/2020 16:56 CET

El PSOE propone dedicar 3,7 millones a sensores de CO2 y filtros HEPA en comercios y hostelería en Zaragoza

Una calle de El Tubo con los bares cerrados
Una calle de El Tubo con los bares cerrados - EUROPA PRESS

ZARAGOZA, 12 Nov. (EUROPA PRESS) -

El grupo municipal del PSOE en el Ayuntamiento de Zaragoza ha propuesto dedicar 3,7 millones para adquirir sensores de dióxido de carbono (CO2) y filtros HEPA, destinados a los comercios y establecimientos hosteleros, para que sean "más seguros" ante la pandemia de coronavirus.

La portavoz del grupo municipal del PSOE, Lola Ranera, y el concejal socialista, Luis Miguel García Vinuesa, han explicado que esta medida la trasladarán en una propuesta de resolución que defenderán en el Debate sobre el estado de ciudad y va en la línea de la aplicación de ayudas directas que es petición que han reivindicado "casi con obsesión" para garantizar que "nadie se quede atrás".

Ranera ha manifestado que con la compra de sensores y filtros HEPA para pequeños comercios y la restauración, el objetivo es que estén preparados para la desescalada y conseguir espacios más seguros, que favorezcan la confianza del consumidor y la reactivación económica. "Esta medida viene a sumar. La pandemia dejará hábitos distintos y creemos que se potenciará la búsqueda de confianza, la seguridad e higiene que estamos aprendiendo ante el coronavirus".

En rueda de prensa, ha justificado su presentación en este momento porque les interesa que haya unanimidad de todos los grupos. "Creemos que es bueno dar ejemplo de unanimidad y pensamos en todas las personas, comercios, cafés y bares".

La propuesta socialista supone que el Ayuntamiento financiaría el 75 por ciento de los filtros HEPA mientras, que los contadores de CO2 los pagaría el consistorio en su totalidad.

Ranera ha reconocido que a los socialistas les gustaría que el Gobierno de la ciudad, PP-Ciudadanos, les invitara a la mesa de negociación del presupuesto. "No toca ser táctico políticamente, sino que hay que pensar en las personas y salvar a los ciudadanos desde la emergencia sanitaria y también económica y social".

Ha abundado en que esta medida busca "recuperar" la confianza porque habrá una mayor exigencia del consumidor hacia lugares más seguros y hay que ayudar a la hostelería y al comercio y prepararlos para cuando puedan abrir".

TRES VÍAS

García Vinuesa ha expuesto que hay tres vías de transmisión del coronavirus que son el contacto directo, las gotículas y los aerosoles. Para evitar las dos primeras vías se tiene que aplicar el distanciamiento social, los hidrogeles y las mascarillas; mientras que para los aerosoles, que son partículas de un tamaño por debajo de las cien micras que quedan en suspensión en el aire al hablar o toser, no se está suficientemente protegidos.

Con esa hipótesis el Ministerio de Ciencia e Innovación ha encargado un informe a expertos entre los que figuran la viróloga, Margarita Val, el científico, Xavier Querol, y el ingeniero aragonés que trabaja en la Universidad de Colorado (Estados Unidos), José Luis Jiménez, entre otros.

García Vinuesa ha indicado que dicho informe está colgado en la web del ministerio desde hace tres días y revela que "hay una evidencia significativa de los aerosoles en la transmisión de la COVID-19, que puede ser dominante e incuso la más habitual y se propone evitar espacios cerrados".

El PSOE brinda dos alternativas que es ventilar o filtrar. García Vinuesa ha relatado que se puede ventilar de forma natural o con extracción forzada del aire, pero se puede sensorizar mediante un dispositivo que mide la calidad del aire, que tiene un coste de 150 euros e indica que por debajo de 700 partes por millón de CO2 una sala está bien ventilada.

A su parecer, este sensor podría ser una medida para determinados cafés y comercios bien ventilados, además de ser barata para generar espacios de confianza.

ESCALABLE

Los establecimientos en los que no se pueda ventilar se tiene la opción de utilizar los filtros HEPA, que son "altamente eficientes para los aerosoles", ha destacado García Vinuesa. El PSOE ha contactado con especialistas de la Escuela de Ingeniería y también con el ingeniero José Luis Jiménez, quien les ha transmitido que "es maravilloso que los políticos hagan medidas directas".

Ha calculado que con 450.000 euros se pueden dotar a unos 3.000 locales de sensores de CO2 y los filtros HEPA, para un local de unos 100 metros cuadrados, costaría unos 1.500 euros. El Ayuntamiento financiaría el 75 por ciento de los filtros HEPA, que serían 1.125 euros por unidad; mientras que el sensor al cien por cien.

En total serían 3,7 millones a incluir en el presupuesto municipal de 2021 para que 6.000 locales dispongan de sensores de CO2 o filtros HEPA que son dos tercios de los establecimientos afectados por la COVID-19.

García Vinuesa ha reiterado que esta propuesta "suma" para que los interiores sean espacios más seguros, generen confianza y permitan reactivar el consumo.

Ha añadido que es una propuesta escalable y los socialistas están abiertos a negociarla, y ha dejado claro que "es una medida que viene para quedarse. Es una inversión porque tener aire limpio en los locales va más allá de la pandemia, al igual que la digitalización".

Contador

Para leer más