Publicado 23/07/2020 19:45CET

Repollés advierte de que el Gobierno de Aragón será "muy riguroso en el cumplimiento de las normas"

La consejera de Sanidad, Sira Repollés, acompañada de los responsabes de Salud Pública, Fracisco Javier Falo, y del Salud, Javier Marión.
La consejera de Sanidad, Sira Repollés, acompañada de los responsabes de Salud Pública, Fracisco Javier Falo, y del Salud, Javier Marión. - DGA.

La consejera de Sanidad destaca que el Ejecutivo regional siempre ha informado con "transparencia" sobre la pandemia

ZARAGOZA, 23 Jul. (EUROPA PRESS) -

La consejera de Sanidad del Gobierno de Aragón, Sira Repollés, ha apelado este jueves a la "responsabilidad" ciudadana para que todas las personas sigan las normas higiénico-sanitarias frente a la COVID-19. "Vamos a ser muy rigurosos en el cumplimiento de las normas", ha advertido en rueda de prensa.

"No sería deseable que llegásemos a pedir el confinamiento perimetral", indicando que "la movilidad de las personas asintomáticas es lo que favorece el contagio comunitario y sacar la enfermedad de unos lugares a otros".

La consejera ha hecho notar que "no podemos demorarnos mucho en la toma de decisiones cuando la situación lo requiere" y que las curvas de contagio tienen ascensos muy rápidos y descensos lentos, por lo que es preciso ver "horizontes más largos".

Sira Repollés ha dejado claro que el Gobierno de Aragón siempre ha informado de los casos "con absoluta transparencia", volcándolos en tiempo real y buscando la trazabilidad de origen. "Hay otras formas de actuar, como volcar solo los sintomáticos o volcarlos en periodos de la semana en que no son tan evidentes, como los fines de semana", ha añadido.

"Nuestra situación no es, ni de lejos, la peor", ha continuado la consejera, recalcando que el Gobierno regional toma decisiones "colegiadas" y teniendo en cuenta "sobre todo" la salud de la población. Sin embargo, "no lo habremos hecho todo bien, trabajamos sobre la marcha", ha reconocido.

EQUILIBRIO

El director general de Salud Pública, Francisco Javier Falo, ha expresado que Aragón no es la comunidad con mayor incidencia acumulada y que en cada comunidad la causa de los brotes puede ser distinta. En el caso de Aragón, el Gobierno regional no ha apostado por confinar a los positivos, sino por establecer medidas de distanciamiento social.

Ahora "no estamos en el mismo escenario que hace tres meses", ha continuado Falo, quien ha expresado que "sabemos cómo se corta esto: confinándonos a todos en las casas quince días o un mes" pero las medidas se deben tomar "con mucha cautela y proporcionalidad", guardando un "equilibrio", añadiendo que "la sociedad reclama que no se paralice la actividad social y económica". En todo caso, "habrá quien pensará que nos hemos pasado y que no hemos llegado".

El gerente del Salud, Javier Marión, ha recalcado el papel de la Atención Primaria, donde se están realizando la mayor parte de las pruebas PCR y que se ha reforzado el equipo de rastreos de casos con la contratación de 42 trabajadores sociales "y seguiremos contratando los que hagan falta". Ha reconocido que varios centros de salud, sobre todo en la ciudad de Zaragoza, están sufriendo "una importante presión".

Los centros de salud siguen manteniendo el esquema de atención telefónica, de manera que cada solicitud de cita conlleva una llamada por los profesionales, que determinan la idoneidad del paciente para acudir al centro para ser atendido de manera presencial.

"Los centros de salud están abiertos y funcionando a pleno rendimiento", ha dicho Marión, quien ha insistido en que es la parte del sistema sanitario que más presión está sufriendo, como también el 061,

En el ámbito hospitalario, a fecha de hoy se contabilizan 171 ingresos, 19 en UCI, destacando el caso de Barbastro, con 20 pacientes ingresados con COVID-19 en planta y cuatro en UCI. El 53 por ciento de las camas UCI están disponibles, así como el 38 por ciento de las camas de planta, de manera que "la presión es relativa de momento".

Marión ha continuado afirmando que la apertura de plantas se llevará a cabo "conforme sea necesario" y que "tendremos que gestionar el personal" porque una parte de los profesionales sanitarios está o estará de vacaciones y puede producirse una modificación de las vacaciones. El Departamento ofrece la posibilidad de las vacaciones bonificadas a partir del 15 de octubre.