S.Samper de Calanda multiplica estos días su población por ocho

Publicado 01/04/2015 16:59:46CET
Semana Santa en Samper de Calanda
AYUNTAMIENTO DE SAMPER

SAMPER DE CALANDA (TERUEL), 1 Abr. (EUROPA PRESS) -

Los tambores y los bombos son uno de los elementos principales de la Semana Santa en Samper de Calanda, una localidad en la que la población, que habitualmente no supera los 900 habitantes, llega a multiplicarse por ocho.

La celebración de estas fiestas comienza el Domingo de Ramos pero no es hasta la rompida de la hora, la media noche del Jueves Santo, cuando comienza a respirarse el ambiente festivo típico de unas fiestas "muy naturales" y en las que los tambores y bombos son "el sentimiento" común, según ha explicado el concejal de Semana Santa del Ayuntamiento de la localidad, José Albino Calvo.

En sonido de estos instrumentos acompaña desde entonces en la mayor parte de actos festivos que se celebran hasta que, el Sábado Santo, a las 21.00 horas, tiene lugar el cese del toque, como acto antagónico a esa rompida de la hora. Este momento, ha indicado Calvo, se configura como una "señal de respeto" hacia lo que significa la Semana Santa.

En Samper de Calanda, a diferencia de otros pueblos, no existen las cofradías como tal. "Aquí participa todo el pueblo, en los tambores y bombos son cuadrillas las que tocan y a todos los amigos que vienen y quieren se les deja una túnica y un tambor y se unen", ha asegurado Calvo.

Tan solo está constituido el grupo de Alabarderos, que participan en el traslado del Cristo al Monumento la tarde del Jueves Santo. Este es uno de los actos que mayor número de gente congrega a lo largo de los días festivos. "Es impresionante porque todo el mundo acude a verlo, es el que más llama la atención, quizá, por ser el inicio de todo", ha señalado el concejal.

Ataviados con su traje blanco y rojo, los alrededor de veinte alabarderos tocan la marchas y acompañan a Cristo en su camino hasta este lugar, donde permanece hasta el final de las celebraciones.

"GRAN EVOLUCIÓN"

Uno de los actos con menos historia dentro del programa de actividades de Samper de Calanda es el del Descendimiento. Según ha indicado Calvo, éste se realiza desde el año 2000 y, pese a no gozar de tanta tradición, sí son muchos los vecinos que se acercan a verlo.

Para el concejal, la Semana Santa de Samper ha registrado una "gran evolución" desde su integración en la Ruta del Tambor y Bombo porque "es un acto de sentimiento de los pueblos y también turístico".

En este tiempo, han recibido el reconocimiento como Fiesta de Interés Turístico Nacional e Internacional lo que, ha dicho, ha hecho "más potente" tanto a la Ruta como a cada uno de los pueblos que la integran.