"La actitud de la Fundación Niemeyer fue impresentable", dice un exsecretario técnico del Gobierno de Foro

Actualizado 21/01/2014 18:40:24 CET
Actualizado 21/01/2014 18:40:24 CET

"La actitud de la Fundación Niemeyer fue impresentable", dice un exsecretario técnico del Gobierno de Foro

Comisión de investigación

OVIEDO, 21 Ene. (EUROPA PRESS) -

   El exsecretario general técnico de la Consejería de Cultura y Deporte del Principado de Asturias, Roberto Moro Tella, ha cargado este martes contra el comportamiento de los responsables de la Fundación Niemeyer en la etapa en la que estuvo al frente Natalio Grueso. A juicio de Moro Tello, que ocupó ese cargo en el Gobierno de Foro Asturias, su actitud "fue impresentable" para una Fundación. Fue secretario general técnico en Cultura desde junio de 2011 a julio de 2012.

   En la comisión de la Junta General del Principado de Asturias que investiga posibles irregularidades de la Fundación Niemeyer en relación a la gestión y a las subvenciones recibidas, Moro Tella puso como ejemplo lo ocurrido a finales de 2011, cuando el Principado asumió el proceso de pasar a gestionar el centro cultural de Avilés.

   Según el relato de Moro Tella, desde el Principado se intentó organizar una reunión con los gestores de la Fundación para el traspaso "ordenado" y para hacer inventario. "Pero no fue posible", ha manifestado. Es mas, les ha acusado de haberles dejado cerrada la llave general eléctrica del complejo, lo que "puso en peligro" los equipos.

   Esa llave era la encargada de hacer funcionar las bombas de achique. "No estuvieron operativas y se inundó el teatro", ha explicado. Además, las llaves que les dejaron estaban mezcladas con otras que eran perfectamente "inútiles" y que eran "de obra".

   Con este episodio, Moro Tella ha querido ilustrar la manera de actuar de los antiguos gestores de la Fundación Niemeyer, en una época en la que no justificaban las subvenciones recibidas y no aportaban ninguna información, mientras, de cara a la opinión pública, adoptaban un "discurso victimista".

    El informe de la Intervención del Principado detectó "irregularidades graves", según el exsecretario técnico. Pero ellos no presentaron información alguna y por eso el Gobierno pidió que devolviesen las subvenciones, expediente que él instruyó.

   Lejos de subsanarlas, ha explicado que los responsables de la Fundación pretendían actuar con impunidad, cambiando los estatutos e intentando restar presencia del Principado en el Patronato, y actuando al margen de cualquier control. Moro Tella ha criticado también a la Sindicatura de Cuentas por no haber controlado como debía las subvenciones nominativas en este asunto.

   Además, se aprovechaban, ha explicado,  de un ordenamiento legal asturiano que "no favorece el control" de este tipo de fundaciones. En este punto ha señalado que esa normativa señalaba que sólo se consideraban fundaciones del sector público aquellas en la que el Principado tenga aportación mayoritaria, a pesar de recibir cuantiosas inversiones públicas. "La Fundación Niemeyer se cuidó muy mucho de que el capital del Principado no superase el 50 por ciento", ha indicado.

   "Ese entramado organizativo no favorecía el control", ha explicado, añadiendo que los responsables de la Fundación incumplían sus obligaciones de información a la Consejería de Hacienda en materia de endeudamiento. "Descubrimos que habían solicitado un crédito de 800.000 euros a Cajastur", ha dicho.

   Todo el proceso de exigir a la Fundación Niemeyer la devolución de subvenciones comenzó a raíz de una llamada en agosto de 2011 del departamento de Sector Público del Gobierno regional, al frente del que se encontraba Foro. Se le pidió documentación de subvenciones de 2007 a 2010, en base a las "incidencias" detectadas por un informe realizado por José Pedrera y Belén Álvarez, de la Universidad de Oviedo. A partir de ahí, se inició el proceso que se encauzó en el informe definitivo de la Intervención delegada, que apuntaba "irregularidades".

SUGERENCIAS

  Al terminar las preguntas de los diputados regionales, el exsecretario general técnico quiso dar una serie de sugerencias para que no se produzcan estos problemas. Habló así de la conveniencia de realizar controles previos en las subvenciones nominativas o de dar más publicidad a la justificación de ese dinero.

   También pidió la elaboración de una ley de fundaciones y que se regule el servicio de control de fundaciones del Principado de Asturias. "Hagamos un registro único y un protectorado único", ha indicado. El Principado de Asturias debe desarrollar una norma que regule la justificación de las subvenciones, según Moro Tella.