La asociación de alumnos de altas capacidades de Asturias organiza sus 'II jornadas de convivencia entre asociaciones'

Publicado 26/08/2019 11:42:38CET
Niños de altas capacidades.
Niños de altas capacidades. - ISTOCK - Archivo

OVIEDO, 26 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Asociación de Padres de Alumnos de Altas Capacidades de Asturias (Apadac) organizará el domingo 15 de septiembre en Gijón las 'II jornadas de convivencia entre asociaciones' en las que participarán familias de la Asociación Cántabra de Apoyo a las Altas Capacidades Intelectuales de Cantabria (Acaaci), la Asociacón Leonesa de Altas Capacidades de León (ALAC) y Apadac con visitas a la Laboral Ciudad de la Cultura y el Jardín Botánico Atlántico. Las familias interesadas pueden inscribirse hasta el próximo sábado 31 de agosto en la web de Apadac.

Las jornadas de convivencia entre asociaciones de padres de alumnos de altas capacidades, según ha informado Apadac en nota de prensa, tienen como objetivo "poner en contacto a las familias de diferentes comunidades autónomas para compartir problemáticas y estrategias". Además pretenden dar a conocer recursos culturales, educativos y medioambientales de las distintas sedes "estrechando y poniendo en común las necesidades de este colectivo en las diferentes regiones".

Según las últimas estadísticas del Ministerio de Educación, en el curso 2017-2018 estaban identificados y dados de alta en Asturias 1.087 alumnos de altas capacidades, lo que supone un incremento del 35,2 por ciento respecto al curso anterior. Apadac atiende actualmente a casi 800 familias y se encarga de asesorar en las tareas administrativas, en la formación de los padres y en la promoción de talleres infantiles para fomentar la creatividad de los pequeños.

Los niños "con altas capacidades" tienen "un potencial que se convierte en talento a base de trabajo". "Sin embargo, una persona sin este rasgo puede desarrollar también talento, y una persona con alta capacidad puede no hacerlo si crece, por ejemplo, en un entorno en el que no se fomenta su desarrollo", han señalado desde la asociación.

Según ha informado la asociación, un niño con altas capacidades no tiene por qué sacar siempre buenas notas, ni suele destacar en todas las asignaturas.

La asociación recuerda a los padres que sospechen que sus niños puedan tener altas capacidades que deben solicitar un informe que lo avale para, después, poder exigir que en el aula se tengan en cuenta las necesidades educativas especiales, que en algunas asignaturas podrá, por ejemplo, aprender conceptos que no formen parte del temario general o participar en excursiones y talleres fuera del programa lectivo que le "estimulen" y "ayuden a crecer".

El "escollo" es que hay dos tipos de informes: el que realiza la Administración pública y el que se puede contratar a un organismo privado, pero sólo el primero es válido de cara al ámbito educativo, al menos, en los colegios e institutos públicos. El documento oficial lo realiza, por lo general, el equipo de orientación del centro en el que esté matriculado el pequeño.

"El problema es que no todos los orientadores son psicólogos clínicos, por lo que el nivel de formación de cada uno varía y hace que, a veces, su criterio discrepe del de los padres y del de los profesionales de la privada", han apostillado desde la asociación.