Asturias sigue sin despedirse del polen

Publicado 07/08/2019 10:52:31CET
Los estragos del polen en dos meses.
Los estragos del polen en dos meses. - ELTIEMPO.ES

OVIEDO, 7 Ago. (EUROPA PRESS) -

Asturias es la única comunidad autónoma que no logra despedirse del polen manteniéndose en niveles altos de ortigas en los últimos días de julio y principios de agosto, así lo muestra eltiempo.es.

Desde el mes de mayo se lleva registrando una intensa actividad polínica en gran parte de la península, pero sin duda alguna, el noroeste peninsular ha sido el más afectado durante dos meses consecutivos.

Según ha mostrado semana a semana la sección de concentraciones de polen de eltiempo.es, Galicia seguía inalterable con niveles altos de polen hasta esta semana que ha podido cambiar el color rojo y amarillo por el verde en gran parte de sus provincias, a excepción de Lugo que continúa en niveles moderados de ortigas.

Además, País Vasco, Cantabria y provincias como Alicante, Zamora, Valladolid y Navarra han conseguido pasar de niveles moderados a bajos en solo unos días. Sin embargo, Lleida es la única afectada, este mes, con niveles moderados de Chenopodiaceae-Amaranthaceae.

En general, la península ha conseguido descender sus niveles altos y moderados de polen. Con respecto a semanas pasadas, provincias como A Coruña, Ourense, Pontevedra y Zaragoza han dejado atrás el polen y pueden respirar este mes de agosto.

Este periodo polínico que ha vivido el país durante la primavera y lo que llevamos de verano ha sido de gran intensidad. La llegada prematura del calor y la ausencia de lluvia ha adelantado el proceso de polinización. Un hecho que se ha sentido especialmente en el norte, donde las concentraciones de polen, sobre todo de gramíneas, han sido elevadas.

Este año se ha caracterizado por contar con distintos picos a lo largo de la primavera y el verano, aunque la falta de lluvias durante el invierno ha incidido en la polinización, ocasionando que las plantas aprovechen para florecer en periodos de tiempo favorable, por lo que la curva polínica ha sido más corta que en otros años.

Esto no impide que no se hayan dado diversos picos, el más notable ha tenido lugar durante la semana del 21 de mayo, con la mitad sur de la península con niveles altos y el resto del territorio, incluido el archipiélago balear (zona de bajas concentraciones tradicionalmente) se situaban en niveles moderados.

Según los datos anuales recabados, 2014 ha sido el año de mayor intensidad debido a la estacionalidad de las precipitaciones, mientras que, por el contrario, 1998 y 2005 se sitúan como los años con menor intensidad polínica, por la escasez de lluvias.

ZONAS MÁ AFECTADAS POR EL POLEN

Si bien Galicia y Asturias son las dos comunidades autónomas que baten récord en tiempo y nivel rojo, durante dos meses seguidos, existen otros puntos de la península que han tenido especial actividad, como Lleida. Esta provincia has sido la más afectada por la ortiga, alternando los niveles altos y moderados en las últimas ocho semanas.

Otro récord que cabe destacar en estos meses es el sucedido en el arco mediterráneo. Durante la semana del 25 de junio, desde Girona hasta Alicante, la polinización de la ortiga mantuvo esa zona en niveles altos.

Las elevadas concentraciones de polen no son exclusivas de los meses de primavera. El color rojo también ha estado presente en las provincias de León, Valladolid y Palencia a principios de julio, época caracterizada por la polinización de algunas gramíneas el Cynodon Spp.

Y aunque pueda parecer impropio que en el tercio norte peninsular continúe registrando niveles elevados de polen, la explicación se encuentra en la polinización del castaño, que se ha disparado recientemente, sumándose así a las gramíneas y ortigas, afectando a Navarra, Vizcaya y Álava.

Aunque este periodo ha experimentado un progresivo retroceso, jalonado de algunos altibajos, existen zonas que se han mantenido indemnes a esta actividad, como el archipiélago balear con niveles bajos de polen a lo largo de los meses de mayo, junio y julio.

A pesar de que a finales de mayo la actividad polínica era intensa, el color verde de los niveles bajos empezó a tomar la península a principios de julio. Más de ocho comunidades autónomas han logrado despedirse de la actividad polínica intensa comenzando por Andalucía, seguida de Castilla-La Mancha, Región de Murcia, el este peninsular y, finalmente, la mayor parte de la mitad norte.

A partir de los mapas y a una escala de colores, los más de 14 millones de alérgicos que se contabilizan en nuestro país, pueden identificar la incidencia de 18 variedades, desde el ciprés, pasando por las ortigas, fresnos, la gramínea o el olivo.