La bajada de población de Asturias reduce su representación en el Congreso de 8 a 7 diputados en las próximas generales

León del Congreso
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 20/02/2019 10:27:10CET

OVIEDO, 20 Feb. (EUROPA PRESS) -

La bajada de población del Principado de Asturias respecto a las anteriores elecciones generales de 2016 hace que la representación de la provincia en el Congreso de los Diputados baje de 8 a 7 escaños para la cita electoral del 28 de abril, según confirman a Europa Press desde el Ministerio del Interior.

El de Asturias no es el único cambio para los próximos comicios generales, ya que Valencia también perderá un diputado y contará con 15 representantes en la Cámara Baja. Por contra, las provincias de Barcelona y Madrid verán incrementada su presencia en el Congreso en un escaño más cada una, hasta los 32 y 37 parlamentarios, respectivamente.

El real decreto de convocatoria de las elecciones generales siempre especifica el número de diputados que corresponde elegir en cada circunscripción, tal y como establece el artículo 162 de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General. "La distribución por provincias de los diputados depende, en buena medida, de la población oficial en el momento de la convocatoria electoral", explican desde el Ministerio.

Así, en base al calendario que marca la Ley, las elecciones a Cortes se convocarán en próximo 5 de marzo, y por tanto ya se puede calcular cuál será el reparto de escaños por provincias.

Los 350 escaños que integran el Congreso de los Diputados se asignan a las circunscripciones por un procedimiento dual: 102 se distribuyen de manera fija o invariable, y los 248 restantes se distribuyen en función de la población de las provincias.

De esos 102 escaños fijos, a cada provincia le corresponde un mínimo inicial de dos diputados, mientras que las poblaciones de Ceuta y Melilla están representadas, cada una de ellas, por un diputado. La asignación de esos diputados a las circunscripciones es siempre la misma.

Las variaciones, pues, se producen en los 248 escaños restantes, por ser de reasignación periódica. Tal es así que se distribuyen entre las provincias al convocarse cada elección "en función de su población", por lo que pueden variar de una a otra elección. En esta ocasión, Asturias y Valencia pierden un escaño cada una, mientras que los ganan las provincias de Madrid y Barcelona.