31 de mayo de 2020
 
Publicado 20/05/2020 14:14:53 +02:00CET

Detenidos dos jóvenes avilesinos tras una pelea en un merendero de Gijón

Un amigo de los arrestados fue sancionado por conducir bajo los efectos del alcohol

GIJÓN, 20 May. (EUROPA PRESS) -

Agentes de la Policía Nacional han detenido a dos jóvenes de Avilés, de 20 años, acusados de desobedecer a los agentes que intentaron identificarles tras una pelea en un bar, en Gijón.

Según una nota de prensa de la Comisaría gijonesa, un amigo de los anteriores fue sancionado administrativamente por conducir
bajo los efectos del alcohol y superar la tasa de alcoholemia permitida.

Los hechos se remontan a las 22.40 horas de este pasado sábado, cuando se recibieron varias llamadas alertando de una pelea en un bar, en la avenida del Jardín Botánico, en la que varios jóvenes se
estaban agrediendo.

A la llegada de los agentes, los contendientes se habían
dispersado y ya no había conflicto alguno en el local, pero varias personas indicaron que tres de los partícipes en la pelea estaban en disposición de marcharse a bordo de un coche.

Los policías interceptaron el vehículo indicado para identificar a sus ocupantes y averiguar su grado de participación en la reyerta.
El conductor del coche presentaba síntomas notorios de estar bajo los efectos de las bebidas alcohólicas, por lo que se solicitó la presencia de Policía Local para realizar el test de alcoholemia.

Una vez realizada la prueba, se constató que no estaba capacitado para conducir por dar 0.79 g/l, por lo que se tramitó la pertinente sanción administrativa y la inmovilización del vehículo.

Uno de sus acompañantes tenía una herida reciente en los nudillos y manchas de sangre en la ropa, evidencias de su participación en la reyerta, pero al ser preguntado al respecto se negó a dar explicaciones y se mostró "hostil y desafiante".

En varias ocasiones fue requerido para que se alejase de los agentes a los que se aproximaba visiblemente alterado sin guardar la distancia de seguridad y sin ningún elemento de protección.

Ante la reiterada desobediencia, se le informó de que si persistía en su actitud iba a ser detenido. En ese momento, el tercer ocupante que estaba en el coche salió en defensa de su amigo y se interpuso entre en el camino de los agentes, obstaculizando la labor policial.

Por todo ello, ambas personas fueron detenidas por desobediencia a agente de la autoridad. Los arrestados, junto con su amigo, conductor del vehículo sancionado administrativamente, habían venido a Gijón desde Avilés para pasar la tarde en un merendero muy concurrido en el barrio de Somió.

Contador