Psicólogos destacan la importancia de que los profesionales de la educación detecten a alumnos con síndrome de Asperger

Actualizado 16/09/2009 15:22:54 CET

OVIEDO, 16 Sep. (EUROPA PRESS) -

Las psicólogas Pilar Zardaín y Gema Trelles señalaron hoy la importancia de que los profesionales de los centros educativos tengan suficiente información para identificar a alumnos que padecen el síndrome de Asperger. Para ello, han elaborado la publicación 'El síndrome de Asperger', que será distribuido por los distintos centros educativos asturianos.

La publicación fue presentada hoy en una rueda de prensa en Oviedo, en la que estuvieron presentes las autoras, además de la presidenta de la Asociación Asperger de Asturias, María José Díaz Modino, el presidente Club de Leones de Oviedo, Raúl Carbajales y el director de la Obra Social y Cultura de Cajastur, José Vega.

El síndrome de Asperger, descrito por primera vez por el pediatra austriaco Hans Asperger en 1944, es reconocido hoy en día por la Organización Mundial de la Salud (OMT) como un trastorno generalizado del desarrollo (TGD) de carácter severo y crónico, caracterizado por una limitación significativa de las capacidades de relación y comportamiento social, relacionado con el autismo y con consecuencias importantes, aunque variables, en el desarrollo social, emocional y conductual del niño.

Por lo que se refiere a la prevalencia del síndrome de Asperger en la población, los estudios recientes la sitúan en de 3 a 5 años por cada 1.000 individuos. Las primeras investigaciones señalan que la proporción es mayor en varones que en mujeres.

La publicación que se repartirá en los colegios asturianos desglosa diferentes aspectos de la enfermedad. Las autoras se sirven de un personaje ficticio, Lolo, un niño de 11 años con Asperger, que va contando sus experiencias a lo largo del libro, describiendo sus problemas y las ayudas que se le han dado por parte de los profesionales del sistema educativo.

Una de las cuestiones donde puso el acento Pilar Zardaín es que se diagnostique tempranamente la enfermedad para que sea correctamente tratada. No obstante, señaló que cada alumno es diferente y que, por tanto, requiere de un "traje a medida" a la hora de tratarlo.

Gema Trelles destacó la importancia de la figura de los profesores y explicó que uno de los momentos más delicados para las personas que tienen este síndrome se sitúa en la adolescencia. "Es el periodo más difícil", apuntó.

Las psicólogas explicaron que las personas con síndrome de Asperger presentan alteraciones de distinto grado en las relaciones sociales, en la comunicación, en la expresión y compresión emocional y en la flexibilidad mental y de comportamiento. No obstante, su inteligencia, aunque "peculiar", se mantiene dentro de la normalidad. Es decir, no presentan discapacidad intelectual.

La publicación presentada hoy incluye cuestionarios diseñados para identificar comportamientos y habilidades que pudieran ser indicativos del síndrome de Asperger en niños durante sus años en la escuela primaria.