Actualizado 14/07/2007 20:29 CET

Taibo II prevé clausurar mañana la Semana Negra con un millón de visitantes y un record de libros vendidos o regalados

GIJÓN, 14 Jul. (EUROPA PRESS) -

El director de la Semana Negra, Paco Ignacio Taibo II, señaló hoy a Europa Press que prevé que el certamen finalice mañana con la asistencia de un millón de personas durante estos diez días de un festival, que calificó de "chispeante" y que ha conseguido consolidar fiesta y literatura.

Asimismo, mostró su confianza en que se rebase la cifra récord del número de libros regalados y vendidos obtenida hace dos años. El acto de clausura, que tendrá lugar mañana, a las 12.00 horas, estará presidido por el presidente del Principado, Vicente Álvarez Areces. Posteriormente, se celebrará una espicha en Avilés.

Según Taibo II, en esta ocasión, con motivo del 20 aniversario del certamen, se buscó reunir a algunos de los escritores participantes en ediciones anteriores, al tiempo que se hacían nuevas incorporaciones. Especialmente destacó el caso de la novela histórica, donde lograron juntar este año a tres autores de renombre: Peter Berling, Gisbert Haefs y Valerio Manfredi. "Los tres habían estado en Gijón, pero nunca juntos", puntualizó.

Asimismo, resaltó la participación ayer, en el recital de poesía, del poeta asturiano Ángel González, quien logró reunir a la una de la madrugada a 600 personas en la Carpa de Encuentros. "Fue espectacular", aseguró. González es ya uno de los clásicos del certamen, que en más de una ocasión estuvo acompañado del cantante Joaquín Sabina.

"Hemos consolidado un modelo de fiesta de culto popular a contracorriente de lo que estaba en este país, donde todo se estaba banalizando", señaló con alusión a estos 20 años del certamen. A su juicio, la Semana Negra apostó fuerte por una cultura popular "sólida y socialmente crítica".

Taibo II, que presentó durante el festival su biografía sobre Pancho Villa, eludió opinar sobre los problemas de ubicación con los que se pueda encontrar la organización del certamen en la próxima edición.

Por un lado, existe una sentencia a favor de los vecinos, quienes reclamaban que el festival estuviera al menos a 500 metros de sus casas, debido a los ruidos y las molestias. Por otro, el proyecto de reforma del estadio de El Molínón, alrededor del cual se asienta el certamen, podría hacer imposible su ubicación actual.

El director se limitó a decir que el lunes lo dedicará a dormir, y que el martes pensará en la siguiente edición. Asimismo, añadió que ahora está centrado en el festival actual, por lo que no puede estar distraído pensando en qué va a pasar el próximo año.

El escritor mexicano recordó también a los que no pudieron estar en esta edición, como el escritor cubano, afincado en Gijón, Justo Vasco, ya fallecido. "Hemos tratado de suplir su ausencia a través de su libro", dijo. Taibo II y Amir Valle presentaron en el certamen la novela póstuma del escritor, titulada 'El guardián de las esencias'.

En su opinión, lo único que ha cambiado desde la primera edición del festival es "que el equipo que lo organiza somos 20 años más viejos". A pesar de ello, aseguró que siguen teniendo "muchas ganas, voluntad y pasión" para seguir trabajando.