Publicado 02/02/2016 20:54CET

La tesis de Caamaño da por muerto el teatro profesional asturiano, que mantiene 40 compañías y 200 actores

Antón Caamaño.
CARLOS ESPINA

OVIEDO, 2 Feb. (EUROPA PRESS) -

El actor y responsable de Producciones Nun Tris Antón Caamaño considera que 2015 es el año de defunción del teatro profesional asturiano, nacido en 1985. A pesar de que aún existen en Asturias algo más de 40 compañías y integradas por 200 intérpretes, apunta que sobreviven con una "actividad residual" por la falta de apoyos públicos.

Así lo plantea en su tesis doctoral, que defendió el pasado 15 enero en la Universidad de Vigo, y en lengua asturiana. El actor tuvo que leer el trabajo en la institución académica gallega, dado que su Facultad de Filología mantiene un acuerdo con la Escuela Superior de Arte Dramático (entidad que no tiene potestad para impartir doctorados), situación que no se da en la Universidad de Oviedo. El reglamento de la viguesa permite presentar tesis en las lenguas del Estado, incluyendo las no oficiales, según ha matizado el actor en declaraciones a Europa Press.

El trabajo de Antón Caamaño hace una radiografía de la situación de la industria escénica asturiana, atendiendo a aspectos como la naturaleza del artista, las relaciones de género, el asociacionismo, la transmisión de valores, la enseñanza, la memoria histórica, política cultural, las publicaciones, el teatro ritual y el teatro de la ilustración.

Todo ello como "materias de análisis sociocultural", para llegar a tres concluciones, la idea de un teatro nacional asturiano, la propia noción de corpus, y el acotamiento temporal del teatro profesional desde 1985 hasta la actualidad, cuando mantiene una "actividad residual".

En este punto, Caamaño señala la "falta de atención de la Administración Autonómica, que no lo concibe como un patrimonio público que ha de cultivarse, recogerse y promocionarse". "Ahora se entiende que debe ser una actividad regida por cánones privados que tiene que producir dinero", lamenta.

DIFERENCIAS CON OTRAS CCAA

Se trata de un proceso que, según el actor, "no pasó en otros sitios porque sí se dotaron" de instrumentos. Pone como ejemplo Madrid, Cataluña y País Vasco, aunque reconoce que la situación de estas CCAA no puede compararse a la de Asturias, y también Galicia, a la que atribuye un contexto muy parecido al asturiano.

Aun reconociendo que también en la comunidad gallega hay críticas del sector, existe una "situación normalizada", apunta en su tesis, recordado que se ha creado una "agencia de las industrias culturales".

Además del mayor apoyo que, según Caamaño, tiene el mundo escénico en Galicia, resalta la presencia de "una importante industria de doblaje" y una mayor infraestructura audiovisual propia, gracias a su televisión autonómica. "El doblaje y la industria audiovisual son ámbitos en los que los actores de teatro nos diversificamos", ha explicado. En el caso de Asturias, el autor de la tesis critica que este "papel fundamental" no lo impulse la RTPA.

Sobre el Cirtuito Profesional impulsado por el Gobierno de Asturias, Caamaño considera que es "insuficiente, con poco presupuesto y no llega a todos los municipios". Así, el autor de la tesis no se atreve a estimar cuántos de los 200 actores profesionales asturianos puede vivir del teatro aunque asegura que "son muy pocos".

Durante los 30 años de historia que atribuye a esta industria, considera que los años en los que el sector gozó de mejor salud fueron los finales de los 90 y los primeros 2000. "No vivíamos de maravilla pero sí algo mejor", matiza, para recordar que a partir de 2005 "nos fueron metiendo hachazo tras hachazo".

Para leer más