(AMPL.Granado cree que ampliar la jubilación a los 67 es "suficiente"

Actualizado 12/07/2010 15:36:38 CET
secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado
Reuters

No es partidario de elevar las bases de cotización a la Seguridad Social y dice que en 2011 también se prevé superávit

SANTANDER, 12 Jul. (EUROPA PRESS) -

El secretario de Estado de Seguridad Social, Octavio Granado, cree que la propuesta del Gobierno español de retrasar la edad de jubilación hasta los 67 años es "suficiente" y dice que la recomendación de la Comisión Europea de ampliarla hasta los 70 "pone de manifiesto" que la propuesta española "no era exagerada", sino que se situaba en el "término medio" de lo establecido para los sistemas de Seguridad Social europeos.

En su opinión, para el caso español jubilarse a los 67 años como plantea el Ejecutivo es "relativamente razonable", entre otras cosas, porque en España la edad efectiva de jubilación es "algo más elevada" que en el resto de la UE y ha aumentado dos años entre los años 2000 y 2008.

Ahora bien, la medida debe aplicarse "rápidamente" porque "no va a tener efectos inmediatos" y, si no se actúa ya, "a lo mejor en 10 años" habría que abordar "medidas más traumáticas".

"Cuanto más tardemos en hacer las reformas, más dificultades tendremos", ha afirmado Granado este lunes en Santander, en el marco de los cursos de verano de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), donde ha inaugurado el encuentro 'Seguridad Social y envejecimiento demográfico: una estrategia gradual y flexible de reformas'.

Según dijo, hay que actuar de manera "paulatina y gradual" y confió en ser "capaces" de lograrlo "en el entorno del diálogo social y el acuerdo parlamentario", como ha ocurrido con las sucesivas reformas de la Seguridad Social desde la firma del Pacto de Toledo en el año 1995.

"Lo que no hagamos ahora repercutirá en la gente joven en unos años", advirtió el secretario de Estado, quien señaló que se podría llegar a "sacrificar" a una generación por debajo de los 40 años que está actualmente cotizando y podría llegar a la edad de jubilación y no cobrar las prestaciones.

Frente a las "posiciones defensivas" que rechazan la reforma del sistema y abogan por actuar en el ámbito fiscal y la productividad, Granado insistió en la necesidad de la reforma y de continuar así con lo que se acordó ya en 1995 en el Pacto de Toledo. "Si estas reflexiones las hubieran hecho en el año 1995, el Pacto de Toledo nunca se habría firmado", indicó el secretario de Estado.

A su juicio, "se puede discutir la intensidad del terremoto, pero el terremoto nos llega", porque aumenta la esperanza de vida, se retrasa la edad de ingreso en el trabajo, crece el número de pensiones y pensionistas, y la población activa no va a aumentar al mismo ritmo. Estima que en el año 2020 habrá 10,1 millones de pensionistas, en 2030 serán 12,5 millones y en 2040 alcanzarán 15,3 millones, prácticamente el doble que en la actualidad (8,6 millones).

TAMBIÉN HABRÁ SUPERÁVIT EN 2011

Y como los efectos de las medidas que se adopten no van a ser inmediatos, piensa que hay que empezar a actuar "cuanto antes". De todas maneras, también lanzó un mensaje en cierta medida tranquilizador porque, según dijo, España va a abordar la reforma en un contexto "más favorable" que la mayoría de los países europeos que las han realizado.

Así, destacó que tenemos un sistema "magnífico", que "funciona muy bien" y "bastante saneado", gracias a las reformas acometidas en los últimos años. "La ventaja de los españoles es que llevamos haciendo un esfuerzo sostenido desde hace mucho tiempo y desde 1995 hemos ido elevando la edad efectiva de jubilación", apuntó.

Según Granado, eso ha permitido que el sistema tenga todavía superávit y cuente con unas reservas "importantes" a pesar de la "dureza" de la crisis. Y la previsión para 2010 y 2011 es volver a tener superávit, lo cual "no quiere decir" que no se necesite la reforma porque, de lo contrario, en unos años se "resentirá" el sistema, apostilló.

CÓMPUTO DE AÑOS Y BASES DE COTIZACIÓN

El secretario de Estado dejó claro que las reformas de la Seguridad Social se pueden hacer "en términos socialmente razonables" y sin que supongan una disminución del importe de las prestaciones. "Las reformas de la Seguridad Social, cuando se anuncian, parecen horribles", pero en la práctica los efectos son "mucho más reducidos", comentó al respecto.

Por ejemplo, recordó que cuando se decidió cambiar el cómputo de años para el cálculo de las pensiones (pasando de dos años en 1985 hasta llegar a 15 en 2002), las pensiones no bajaron, y tampoco ha sido así en los países europeos que han hecho esos cambios.

Sin embargo, "lo que no es posible", según Granado, es mantener el sistema en las condiciones actuales "sin que tenga efectos perversos" en el reparto de cargas y en la cohesión social.

En cuanto a las bases de cotización, recalcó que es "imposible" reducirlas como ha planteado el sector empresarial, pero tampoco ve "deseable" elevarlas, ya que eso "tendría efectos desfavorables sobre la creación de empleo". La apuesta, a su juicio, debe ir en la línea de conseguir que las carreras de cotización sean "más estables" y que se "vayan corrigiendo" algunas situaciones de cotización, como las de los contratos en prácticas.

VICTORIA ESPAÑOLA EN EL MUNDIAL

Por último, preguntado por los periodistas sobre los efectos que puede tener en la economía la victoria de España en el Mundial de fútbol, Granado señaló que "todas las buenas noticias ayudan a que la gente tenga una actitud más abierta" y a que la percepción de la situación del país sea más parecida a la realidad.

Así, opinó que este tipo de noticias pueden ayudar a "desvanecer algunos de los fantasmas que no se corresponden con la realidad" de nuestro sistema financiero y de nuestra situación económica.

Para leer más