Arca y Mortera Verde denuncian la contaminación del litoral por miles de biosoportes de plásticos de depuradoras

Actualizado 20/08/2010 13:39:05 CET
- ARCAMORTERA/EP

SANTANDER, 20 Ago. (EUROPA PRESS) -

Las asociaciones ecologistas ARCA y Mortera Verde han denunciado la contaminación del litoral cántabro por "miles" de biosoportes de plástico provenientes de estaciones depuradoras y han pedido al consejero de Medio Ambiente, Francisco Martín, que identifique las depuradoras instaladas en Cantabria que puedan estar vertiendo este material que está "invadiendo" este verano las playas de Cantabria.

Según han explicado en un comunicado, voluntarios de ambas organizaciones han detectado la presencia de estas rueditas de plástico divididas por celdas interiores, en playas de Santillana, Suances, Miengo, Piélagos, Santander, Ribamontán al Mar, Arnuero y Santoña, en concentraciones muy variadas y especialmente numerosas en la playa de Valdearenas, donde se ha recogido una bolsa con unas 500 piezas que ARCA y Mortera Verde ponen a disposición de las autoridades.

Estos biosoportes, denominados Biocell Filters, son utilizados en los procesos de depuración de aguas residuales o industriales, teniendo como misión servir de alojamiento para el desarrollo de bacterias que se alimentan de materia contaminante, pero su vertido es una práctica "absolutamente ilegal y debe ser perseguida con todo rigor" por parte de las autoridades ambientales, destacan.

ARCA y Mortera Verde consideran de "extrema gravedad" lo que está ocurriendo y exigen respuestas "inmediatas y coordinadas", si es necesario con otras comunidades autónomas, para que las playas de Cantabria dejen de sufrir la presencia de este tipo de materiales contaminantes que, además, suponen una "grave amenaza" para peces, aves y mamíferos asociados al medio marino.

Por último, las dos organizaciones ecologistas advierte que los biosoportes de plástico han estado en contacto con aguas residuales "fuertemente contaminadas", por lo que reclaman a las entidades responsables de la limpieza de las playas su inmediata retirada para evitar manipulaciones, fundamentalmente por parte de los niños, que pueden verlos como un elemento para el juego.