Condenan a 22 meses a un atracador identificado por el ADN del guante que perdió en en banco

Actualizado 21/02/2014 19:04:25 CET

SANTANDER, 21 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Audiencia Provincial de Cantabria ha confirmado la pena de 22 meses de prisión impuesta a un atracador que en 2012 se llevó 469 euros de una oficina bancaria de Puente Arce donde entró cubierto con un pasamontañas y esgrimiendo una pistola u objeto similar. Durante el atraco, perdió un guante que permitió su identificación a través del AND.

El acusado, Manuel F.A., al que acompañaba otra persona cuya identidad se desconoce y que se encargaba de la vigilancia, entró en la sucursal, situada en la citada localidad del municipio de Piélagos, sobre las 10 de la mañana del 26 de mayo de 2011 y exigió al empleado que le entregara el dinero.

Este último le informó de que el dinero se encontraba dentro del dispensador, que tenía un retardo de apertura de 10 minutos. Para comprobar este extremo, el acusado se quitó uno de los guantes que llevaba y que después perdió en la oficina.

Ante la imposibilidad de acceder a los billetes, el atracador exigió al empleado que le diera los cambios que tuviera, apoderándose de una serie de bolsas con un total de 469 euros en monedas de 1 y 2 euros.

Por estos hechos fue condenado por el Juzgado de lo Penal número Dos de Santander, como autor de un delito de robo con violencia e intimidación, a la pena de prisión que ahora confirma la Audiencia, así como a indemnizar a la entidad bancaria afectada por la cuantía robada y a pagar la mitad de las costas del procedimiento.

El acusado estuvo en prisión provisional y después se acordó su libertad, descontándose el tiempo que estuvo en la cárcel.

Frente a esta sentencia, interpuso recurso de apelación, cuyo principal argumento era que no se había cumplido la cadena de custodia sobre el guante que perdió en el atraco y que era la principal prueba contra él. Además, ponía en duda la procedencia del guante, al considerar que no había quedado acreditado cómo llegó al banco y, por todo ello, pedía su absolución.

Sin embargo, la Sección Tercera de la Audiencia considera acreditada la cadena de custodia del guante, así como que el mismo se le cayó en la entidad bancaria donde se produjo el robo y de donde fue recogido "de manera inmediata" por los agentes de la Guardia Civil que acudieron al lugar y que se hicieron cargo de la investigación.

La sentencia sostiene que por ello "no hay razón alguna para dudar" de que el guante analizado por el laboratorio de criminalística de la Guardia Civil fuera 2justamente " el encontrado en el lugar de los hechos el mismo día en que se produjeron.

Por todo ello, desestima íntegramente el recurso del acusado, al que impone las costas de alzada, y confirma la sentencia del Juzgado de lo Penal.