El Gobierno de Cantabria pide "unidad de acción" política y social para "ganar la guerra" al fracking

Publicado 17/02/2014 21:57:06CET
El consejero de Medio Ambiente, Javier Fernández
EUROPA PRESS

La oposición no responde a la llamada de consenso y reitera sus "dudas y recelos" sobre la postura del PP

SANTANDER, 17 Feb. (EUROPA PRESS) -

El consejero de Medio Ambiente, Javier Fernández (PP), ha afirmado que el Gobierno de Cantabria está decidido a plantear una "batalla legal y política" contra el fracking, y ha pedido a los partidos políticos y a los colectivos sociales que se sumen a esta "pelea" para conformar una "unidad de acción" que permita "ganar definitivamente la guerra" a esta técnica de extracción de hidrocarburos mediante fractura hidráulica.

El consejero ha hecho este llamamiento al consenso durante su comparecencia en el Pleno del Parlamento tras el recurso de inconstitucionalidad promovido por el Gobierno central contra la ley que prohibía el fracking en Cantabria, y su consiguiente suspensión. Fernández ha llamado a abordar este tema como "un problema de región", y no como una cuestión de partidos.

Su apelación al consenso no ha tenido respuesta entre los grupos de la oposición, que han vuelto a mostrar sus "dudas y recelos" sobre la sinceridad de la postura del Gobierno de Ignacio Diego contra una técnica que el PP apoya a nivel nacional. La anécdota de la comparecencia ha estado en la pegatina antifracking que el consejero exhibía en la solapa de la chaqueta y que se ha tenido que quitar tras la queja del diputado del PSOE Juan Guimerans, al ser norma del Parlamento que los diputados no puedan llevar elementos de este tipo.

El consejero ha explicado que el Gobierno de Cantabria va a defender ante el Tribunal Constitucional, primero que levante la suspensión de la ley que prohíbe el fracking en Cantabria, sería "muy importante" puesto que de esa forma estaría en vigor durante el tiempo en que el TC tarde en resolver el recurso del Estado; y segundo, que Cantabria "tiene derecho a legislar" en materias de su competencia exclusiva, como el urbanismo y la ordenación del territorio, y que la Ley de Hidrocarburos, supuestamente vulnerada por la ley cántabra, ha de ser "compatible" con el cumplimiento de la legislación sectorial.

Fernández ha destacado que con la ley cántabra en vigor, "la guerra contra el fracking estaría definitivamente ganada sin lugar a dudas". No obstante, ha reiterado que aún sin ella, será "prácticamente imposible" que se haga fracking en Cantabria, "sobre todo si contamos con el apoyo de los ayuntamientos".

El consejero ha recordado que el Gobierno de Cantabria ha anulado el permiso de investigación Arquetu, el único de carácter regional concedido en la anterior legislatura por la coalición PRC-PSOE, y ha asegurado que se va a oponer a la ejecución de los cinco permisos autorizados por el Ministerio de Industria durante el Gobierno del PSOE entre 2006 y 2010 (Angosto 1, Usapal, Bezana, Bigüenzo y Luena profundo), denegando todas aquellas autorizaciones sobre suelos que no sean de especial protección minera, que son "muy pocos".

"SAINETE JURÍDICO DE CORTO RECORRIDO"

Desde el PSOE, el diputado Juan Guimerans ha considerado que la comparecencia del consejero se produce "tarde, mal y a rastras", ha calificado la ley antifracking como "un sainete jurídico de corto recorrido" o "un fiasco absoluto", y sobre su suspensión por el Tribunal Constitucional ha dicho que era "la crónica de un recurso anunciado". Expresiones que han sentado mal al consejero, que ha pedido al portavoz socialista "más respeto" hacia una norma aprobada por unanimidad que representa "el sentir mayoritario" de los cántabros.

Guimerans ha recalcado que el PSOE tiene una posición política "clara y rotunda" en contra del fracking en todo el país, al contrario -ha dicho- que el PP. En este sentido, ha criticado que los diputados y senadores del PP por Cantabria voten en Madrid a favor del fracking. "En este tema, se han constituido en los disidentes (del PP), cómo vamos a creerles si en el PP no se discute nada", se ha preguntado el diputado del PSOE, quien ha añadido que el PP "tiene que demostrar que está contra el fracking aquí en Cantabria y donde sea".

Asimismo, ha opinado que la comisión bilateral que Estado y Comunidad Autónoma crearon para tratar de evitar el recurso de inconstitucionalidad fue "un subterfugio para dilatar" el asunto y así "tener diez meses para erigirse como los campeones antifracking". Y es que a juicio del PSOE, el PP ha hecho una "apropiación indebida" de este tema para "hacer política".

También el PRC tiene "serias dudas" de que la postura del PP de Cantabria sea "sincera". Sus "recelos" se fundamentan no sólo en el voto a favor del fraking de los diputados y senadores del PP por Cantabria y en el recurso de inconstitucionalidad del Gobierno central contra la ley cántabra, sino también en las "contradicciones" del Ejecutivo regional respecto al permiso Arquetu, contra el que el PP no presentó alegaciones cuando estaba en la oposición; y su inacción contra el resto de permisos.

El portavoz del PRC, Rafael de la Sierra, se ha preguntado por qué el Gobierno ha tardado dos años y medio en anular el permiso Arquetu si considera que su nulidad es "tan evidente"; por qué dio curso al plan de trabajos en el segundo semestre de 2011; por qué no ha solicitado al Ministerio la nulidad del resto de permisos con el mismo argumento de la compatibilidad urbanística en el que ha fundamentado la anulación del Arquetu; y por qué no ha recurrido los actos administrativos de desarrollo de los permisos.

En su opinión, el Gobierno "no afronta el problema" de verdad, sino que "pide prórrogas" y se ha posicionado "en el paso previo para trasladar el problema a los ayuntamientos". "No den ese paso", ha pedido De la Sierra, quien ha puntualizado que los permisos de fracking que afectan a Cantabria han sido tramitados por gobiernos "representados por todos los partidos" presentes en el Parlamento regional, y que los tres "han modificado su postura" gracias a la labor de los ayuntamientos y los colectivos sociales, que "nos han hecho a todos tomar conciencia del problema".

Por su parte, el portavoz del PP, Iñigo Fernández, ha considerado "decepcionante" la respuesta de socialistas y regionalistas, que "cuando se les necesita, nunca están". En este sentido, ha criticado que ante la petición de un gobierno con mayoría absoluta que viene al Parlamento a pedir "unir fuerzas y actuar todos de forma coordinada", la oposición se dedique a "revolver el pasado cuando son precisamente los que más tienen que callar" y reaccione con "cabreo, malestar y enfado cada vez que el Gobierno da pasos efectivos" contra el fracking.

"NO ES FÁCIL ENFRENTARSE AL MINISTERIO"

"UGT a nivel nacional está a favor del fracking y no le he visto devolver el carnét del sindicato al que ha dedicado usted media vida", ha dicho el portavoz del PP a su homólogo del PSOE. Por su parte, el consejero ha admitido que "enfrentarse" al Ministerio (de Industria) con una política "contraria", "no es fácil", y "tiene un coste importante, a nivel político y personal". "Le aseguro que que no es una posición cómoda", ha señalado tras afirmar que le han advertido de que "incluso se preparan campañas de descrédito personal" contra su persona por su oposición al fracking.

A la vez, ha defendido que la postura del Gobierno regional ha sido siempre la misma y "no se ha movido ni un ápice"; ha subrayado que "no estamos peor que hace diez meses sino todo lo contrario"; y ha tachado de "auténtico sarcasmo" la versión de que el PSOE "se opone al fracking" cuando fue el que aprobó todos los permisos y de que el PP de Cantabria está "a favor". "Es el mundo al revés", ha ironizado.

En todo caso, ha llamado a los grupos a "no perder energías en luchas intestinas, porque el enemigo no es el partido de al lado. El auténtico enemigo a combatir es el fracking", ha subrayado.

Para leer más