Actualizado 15/06/2021 15:14 CET

La Guardia Civil interviene más de 300 kilos de angula y detiene e investiga a 27 personas, 17 en Cantabria

Operación ASKEA de la Guardia Civil
Operación ASKEA de la Guardia Civil - GUARDIA CIVIL

Se ha decretado el ingreso en prisión provisional de uno de los detenidos por sus numerosos antecedentes  por tráfico ilegal de angula

SANTANDER, 15 (EUROPA PRESS)

La Guardia Civil ha intervenido más de 300 kilos de angula y ha detenido a seis personas e investigado a otras 21 en una operación desarrollada durante seis meses en todo el territorio nacional, y que afecta especialmente a Cantabria, donde se investiga a 17 personas, de las que se ha detenido a cuatro, así como a Asturias y País Vasco.

Los resultados de la operación, denominada Askea II-Lake y que se puso en marcha en noviembre de 2020, han sido dados a conocer este martes en Santander por la directora general de la Guardia Civil, María Gámez, junto con la delegada del Gobierno, Ainoa Quiñones, y el coronel de la Zona de la Guardia Civil en Cantabria, Luis Antonio del Castillo.

La mayor parte de la angula, que habría alcanzado un valor en el mercado de 650.000 euros, se ha incautado en el aeropuerto Adolfo Suárez-Madrid Barajas, donde llegaban vivas en cargamentos detectados en la terminal de carga, a los que se aportaba oxígeno para asegurar su supervivencia y de esta forma permitir su posterior engorde en el mercado asiático.

A raíz de una de estas incautaciones en el aeropuerto madrileño, de 88 kilos de angulas, se puso en marcha la operación, en la que se han desarrollado numerosos operativos contra la pesca ilegal. Uno de los más destacados ha tenido lugar en Cantabria, una de las comunidades autónomas más afectadas junto a otras como Asturias o País Vasco, donde la pesca de esta especie es tradicional.

Uno de los detenidos en la operación ha ingresado en prisión por tráfico de angulas, la primera vez que ocurre un hecho así, según ha destacado Gámez, para quien este hecho demuestra "una mayor conciencia en la protección de los recursos naturales y los delitos contra la fauna y flora".

Se trata de una persona con numerosos antecedentes por los mismos hechos, y ya había sido detenido previamente hasta en tres ocasiones por la Guardia Civil, pese a lo cual continuaba operando en el mismo ámbito ante los grandes beneficios económicos que reporta el tráfico de esta especie hacia el sudeste asiático.

Esta actuación se enmarca en un operativo internacional en el que han participado 24 países europeos bajo la coordinación de Europol, y en el que se ha detenido a un total de 33 personas, fruto de las más de 58.000 inspecciones realizadas.

REINTRODUCCIÓN AL MEDIO

Los ejemplares intervenidos en la operación han sido liberados, por parte del Ministerio para la Transición Ecológica y el Seprona, en el País Vasco, concretamente en el río Oyarzun, y en el Parque Natural del Delta del Ebro.

Para garantizar la supervivencia y posterior devolución al medio de las angulas incautadas, uno de los objetivos "más difíciles" en la lucha contra el tráfico de especies y el fin último en este tipo de operaciones, se ha contado también con la colaboración del Institut de Recerca i Tecnologia Agroalimentàries (IRTA) de Sant Carles de la Ràpita, dependiente de la Generalitat de Catalunya, así como con la Escuela Técnica Superior de Ingeniería de Montes, Forestal y de Medio Natural de Madrid (ETSI).

La directora general de la Guardia Civil ha indicado que esta operación, desarrollada entre los meses de noviembre de 2020 y mayo de 2021, se enmarca dentro de las acciones encaminadas al control de la pesca de la angula en sus zonas tradicionales de captura, como el área del Cantábrico; al tránsito a través de todo el territorio nacional y, por último, a combatir el tráfico ilícito dentro del territorio nacional y de la Unión Europea, ya que la problemática de la pesca y la exportación ilegal de angulas "no es únicamente un problema español, sino que abarca a toda la UE".

Tal y como ha explicado Gámez, el comercio de anguila europea, tradicionalmente reconocida como especie de consumo humano, se vio afectado de forma notoria a partir de su inclusión en el apéndice II del Convenio CITES (Convención sobre el comercio internacional de especies amenazadas de fauna y flora silvestre) ante la "alarmante" reducción de la población, que provocó que desde el año 2009 se encuentre establecida la "cuota cero" de exportación de anguila europea hacia terceros países para evitar la desaparición de la especie.

Desde entonces, la Guardia Civil desarrolla inspecciones e investigaciones tendentes a evitar este tráfico de especies protegidas y devolverlas a su medio natural.

Así, en los últimos tres años se han llevado a cabo siete operaciones de alto impacto relacionadas con el tráfico ilegal de angulas que han dado lugar a la detención e investigación de casi 400 personas, la incautación de más de 1.500 kilos de angulas y unas 3.500 inspecciones.

Para leer más