La Guardia Civil de Jaca impone el 6 de julio la Cruz del Mérito con distintivo blanco al guarda de Cabaña Verónica

Mariano, El Guarda De Cabaña Verónica
EUROPA PRESS
Actualizado 30/06/2012 15:06:41 CET

SANTANDER, 30 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Servicio de Montaña de la Benemérita impondrá el próximo 6 de julio en Huesca la Cruz del Mérito de la Guarida Civil con distintivo blanco a título póstumo a Mariano Sánchez Madina, el guarda del refugio de Cabaña Verónica, en Picos de Europa, que falleció en verano de 2008.

La condecoración, concedida por el Ministerio del Interior el pasado mes de septiembre a propuesta de este Cuerpo, se otorga a Sánchez Madina por el "apoyo incondicional" que "durante toda su vida como guarda" facilitó a los agentes del Grupo de Rescate e Intervención en Montaña (GREIM).

Con este homenaje también se pretende reconocer el "gran apoyo en el rescate" que supuso su trabajo en Cabaña Verónica, según los argumentos de la condecoración, a los que ha tenido acceso Europa Press. La Cruz será recogida por sus hijos, Carolina y Mariano Sánchez Moreno, que ofrecerá un discurso.

El acto de imposición del distintivo, que tendrá lugar a las doce del mediodía en el Centro de Adiestramiento de Montaña (CAEM) que la Benemérita tiene en Candanchú (Huesca), coincidirá con la entrega de diplomas y clausura del XXVIII Curso de Especialistas en Montaña que se desarrolla en este centro.

También se condecorará a Tomás Fernández, actual guarda del refugio de Vega de Urriellu, en el Picu Urriellu, conocido como el Naranjo de Bulnes.

MARIANO Y CABAÑA VERÓNICA

En 1983, el montañero Mariano Sánchez Madina --que por entonces tenía 34 años y había sido operario en Electra de Viesgo y monitor de esquí en Brañavieja-- abandonó Santander, la ciudad en la que residía, y se instaló en Cabaña Verónica, un pequeño iglú metálico de tan solo 9 metros cuadrados ubicado en las estribaciones del Pico Tesorero, en el Macizo Central de Picos de Europa, a 2.325 metros de altitud.

El guarda, muy conocido y querido en la zona, vivía todo el año en el refugio. Se encargaba de forma desinteresada su mantenimiento, conservación y rescates. Además, llevaba hasta el iglú todos los materiales necesarios en una mochila que permitía cargar hasta 35 kilos. Lo hizo hasta el verano de 2007, cuando cayó enfermo y fue ingresado en el Hospital Valdecilla de Santander. Un año después falleció, a los 57 años de edad, en el Hospital de Liencres.

Un centenar de montañeros, acompañados por agentes de la Guardia Civil y altos cargos, esparcieron sus cenizas en el Pico Tesorero e instalaron una placa en Cabaña Verónica en recuerdo de su memoria que reza: 'Estoy porteando. Volveré en seguida. Mariano'.

El refugio, que pertenece al municipio cántabro de Camaleño, fue inaugurado el 13 de agosto de 1961. Para su construcción se utilizó la cúpula metálica procedente de la batería antiaérea del portaaviones estadounidense USS Palau. Las piezas, que estaban en un desguace de Santurce, se subieron a lomos de un caballo y se tardaron en montar siete días.

Su nombre se debe al de una de las hijas de Conrado Sentíes, que fue uno de los promotores y artífices de este refugio, que permanece abierto todo el año.

Propiedad de la Federación Cántabra de Deportes de Montaña y Escalada, el refugio cuenta con seis plazas, y está dotado de víveres, cocina de gas, botiquín, camilla para evacuación de accidentados y una emisora de radio perteneciente a Protección Civil.

Es muy conocido entre los montañeros de Picos de Europa al ser, hasta el año 2007, el refugio guardado existente a mayor altura de la Península Ibérica.