4 de abril de 2020
 
Actualizado 15/08/2017 21:36:31 +00:00 CET

"Harán falta más de cuatro tiros al aire para que nos vayamos", avisa ONG Proactiva Open Arms

Camps y Pampliega
EUROPA PRESS

Denuncia que como "no se ha conseguido parar" a las ONG "por lo civil", ahora se intenta "por lo militar"

SANTANDER, 15 Ago. (EUROPA PRESS) -

El director de la ONG Proactiva Open Arms, Óscar Camps, ha asegurado este martes en Santander que esta organización seguirá navegando en el Mediterráneo en tareas de salvamento de refugiados que huyen de países como Libia.

"Harán falta más de cuatro tiros al aire para que nos vayamos a casa", ha avisado, para bromear en este sentido que, en lugar de chalecos salvavidas, se pondrán chalecos antibala.

Así lo ha expresado en una rueda de prensa en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) con motivo de su participación en el encuentro 'Crisis de los refugiados: conflicto, migración y respuesta europea', en la que también ha calificado de "impagable" la labor de Save the Children y ha asegurado que Médicos Sin Fronteras (MSF) sigue en el Mediterráneo "bajo el sombrero de SOS Mediterranee".

De este modo, Camps ha respondido a las preguntas de los medios después de que la mayor parte de las principales ONG de ayuda a los inmigrantes en el Mediterráneo, entre ellas MSF y Save the Children, hayan suspendido sus tareas de rescate tras la decisión tomada por las autoridades libias de ampliar su zona exclusiva de búsqueda y rescate hasta más allá de los 22 kilómetros de distancia que marcan sus aguas territoriales.

Camps ha denunciado que la situación actual es "el resultado de un largo montaje" que empezó en 2016 "desacreditando" a las ONG "con campañas bien orquestadas para minar nuestra credibilidad", acusándolas, por ejemplo, de "financiación ilegal".

En su opinión, como las ONG son "testigos incómodos" y "no se ha conseguido pararlas por lo civil", ahora se intenta "por lo militar". De esta forma, ha opinado que "se está llegando un poco lejos" si para detener "un barco inofensivo" de una organización "que salva vidas" se recurre a "disparos al aire". Y ha precisado al respecto que quien dispara es la guardia costera de Trípoli, "financiada" por la Unión Europea (UE).

De hecho, ha incidido en que las aguas internacionales se han convertido "en el agujero negro" o "alfombra" donde la UE "esconde lo más sucio que hay".

Tal y como ha remarcado, la UE ha tomado la decisión de la "inacción" y de acusar a los ONG de ser las "responsables del problema" durante "la crisis migratoria más grande que se conoce desde la II Guerra Mundial".

Asimismo, ha alertado de que "todas las mujeres son violadas sistemáticamente", que "muchas" de las rescatadas tienen hijos o están embarazadas como consecuencia de las violaciones y que, junto a los menores, son el colectivo "más vulnerable".

"EL MEDITERRÁNEO ES EL MAR MÁS MILITARIZADO DEL MUNDO"

Del mismo modo, ha definido a Proactiva Open Arms como una ONG "de frikies con un barco pesquero alquilado" y ha criticado que "se ha vendido" a los medios de comunicación una situación de "caos" en el Mediterráneo con la "única intención de difamar" para "crear una falsa necesidad de que hace falta orden" en este mar.

"El Mediterráneo es el mar más militarizado del mundo", ha zanjado Camps, quien también ha explicado que "ningún movimiento de ningún barco de toda la flota humanitaria se puede hacer sin permiso" de la guarda costera italiana.

De hecho, ha concretado que Proactiva Open Arms envía "cada dos horas" un email a Roma con su situación, rumbo y velocidad por si "las señales de geolocalización son manipuladas".

A este respecto, ha dicho que en una ocasión "se ha manipulado y hackeado" esta geolocalización, de manera que se situaba al barco de la ONG "a una milla de Libia" con el objetivo, a su juicio, de "generar caos y justificar que hay que establecer un código de conducta" para este tipo de organizaciones.

"EL SIGUIENTE PASO ES EMPODERAR A LIBIA"

Camps también ha pronosticado que "el siguiente paso" de la UE "es empoderar a Libia, dar credibilidad a un país que no la tiene, que no respeta los Derechos Humanos, que secuestra y que es inestable". "No hay otra intención que externalizar fronteras pagando a terceros países", ha opinado.

"Y Libia no va a ser una excepción", ha vaticinado, al tiempo que ha incidido que se pagará a Libia para que retenga "por lo civil o por lo militar" a quienes intentan huir.

Además, también prevé que el siguiente paso será que ACNUR cree campos de refugiados en Libia y "parecerá que todo está bajo control". Hasta el punto de que, ha remarcado Camps, la opinión pública "creerá que el Gobierno de Trípoli es el Gobierno de un país y no de una ciudad", y que "se hará cargo muy bien, tranquilamente y divinamente" de las personas refugiadas "a cambio de miles de millones".

"ES FUNDAMENTAL QUE PERIODISTAS RECONOCIDOS PUEDAN VENIR Y DENUNCIAR"

Camps también ha comparado la situación que se vive en el Mediterráneo con la de la frontera sur de España con Marruecos, donde "casi se ha cuadruplicado" la llegada de inmigrantes, pero donde a las ONG no se les acusa "de nada".

Y ha valorado que es "muy importante, básico y fundamental que periodistas experimentados y reconocidos puedan venir, puedan ver y puedan denunciar".

En este sentido, se ha referido al periodista madrileño Antonio Pampliega, que le ha acompañado en la rueda de prensa, y quien ha alabado por su parte el trabajo de Proactiva Open Arms y ha criticado que "el problema de los medios de comunicación es que no hemos sabido transmitir el problema y lo que está ocurriendo realmente" en Siria.

Así, ha asegurado que en Europa "no se sabe" por qué llegan los refugiados "porque no lo hemos explicado" y ha hecho hincapié en que "esta es la peor guerra que conoce el ser humano desde hace muchos años".

Finalmente, ha criticado al Gobierno de España por ser "el sexto productor de armas en el mundo" y "dar trabajo" a ONGs como la dirigida por Camps y ha incidido en que "los que tienen la suerte de ser rescatados" aseguran que volverían a intentar cruzar el Mediterráneo si les deportan porque algunos dicen que "prefieren morir en el Mediterráneo a volver a Libia".