La justicia avala la actuación urbanística del Ayuntamiento de Castro en la gasolinera de Eroski

Publicado 30/07/2018 16:55:51CET

El convenio firmado con la empresa ha permitido mejorar varias instalaciones deportivas del municipio

SANTANDER, 30 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 3 de Santander ha dado por buena la actuación urbanística desarrollada por el Ayuntamiento de Castro Urdiales en la gasolinera de Eroski.

Así se desprende de una sentencia, dictada en junio pero difundida hoy, que desestima el recurso interpuesto por la Asociación de Estaciones de Servicio de cerrar la gasolinera, para lo cual había recurrido la licencia de obras concedida por el Consistorio en septiembre de 2016 con la que se reabrió la estación de servicio.

De acuerdo con el fallo -que ya es firme según ha informado la administración local- la estación contaba con licencia de actividad y no se han producido las "modificaciones sustanciales" alegadas.

Sobre la licencia de obra, de las sentencias que anularon la anterior queda "claro" que aprobado el estudio de detalle y el proyecto de urbanización, la misma "se ajusta a la normativa urbanística".

Y es que fue precisamente otra demanda de esa asociación la que anuló la licencia concedida en 2003 por el Ayuntamiento y obligó a esta administración a ordenar el cierre de la estación de servicio en 2009, tras una sentencia de 2005 ratificada en 2007 por el Tribunal Superior de Justicia de Cantabria.

La misma indicaba que para la obtención de licencia era preciso aprobar previamente un estudio de detalle y un proyecto de urbanización. Así, el Consistorio exigió a la empresa la presentación de ese estudio, que recibió luz verde en agosto de 2014, y del proyecto, aprobado en septiembre de 2015, del que hubo después que vigilar su correcta ejecución y que incluía una senda fluvial en la margen del río de la parcela.

Al mismo tiempo, se tramitaron las correspondientes licencias de legalización de la instalación y se modificó el convenio urbanístico suscrito inicialmente con esa empresa en 2001, corrigiendo los defectos del mismo para asegurar el pago al Ayuntamiento de 240.000 euros en tres ejercicios, para mejora de instalaciones deportivas y realización de eventos.

Dicha modificación del convenio se aprobó en diciembre de 2016 y hasta la fecha ha permitido, entre otras intervenciones y según detalla el Ayuntamiento, terminar el campo de fútbol-7 del IES Ataúlfo Argenta, la renovación de máquinas del Parque de Cotolino y la reparación de la fachada del polideportivo Pachi Torre.

La sentencia impone las costas a la recurrente, la Asociación de estaciones de servicio de Cantabria.