Actualizado 27/06/2018 12:10 CET

Marcos Díez cree que la poesía sigue siendo "esa cosa extraña" con prestigio pero que "nadie lee"

          Marcos Díez
EUROPA PRESS

El escritor santanderino inaugura esta tarde el ciclo de 'Veladas poéticas' en los cursos de verano de la UIMP

SANTANDER, 27 Jun. (EUROPA PRESS) -

El periodista y escritor cántabro Marcos Díez Manrique (Santander, 1976) cree que la poesía "ha sido siempre esa cosa extraña que goza de prestigio pese a que prácticamente nadie la lee" y que en la actualidad de alguna manera "sigue sucediendo" lo mismo.

Díez, que inaugura esta tarde el ciclo 'Veladas poéticas' de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), ha señalado esta mañana en una rueda de prensa que la poesía "en esencia no ha cambiado nada" y que en el momento actual su percepción es que las nuevas corrientes poéticas "arrastran sobre todo a lectores jóvenes".

También ha reivindicado que la poesía "sigue siendo imprescindible", pero ha advertido de que "uno debe tener los pies en la tierra" y "acercarse al poema con cuidado" porque "será el tiempo el que determine" qué poemas y poetas quedarán y cuáles no. "Y quedarán poquísimos", ha augurado Díez, poniendo como ejemplo la reflexión sobre a cuántos de los poetas del siglo XX, por ejemplo, se sigue leyendo en la actualidad.

Por otro lado, cuestionado sobre la evolución de su voz poética, ha reconocido que en la actualidad se acerca a la poesía "con mucho más cuidado y prudencia" que hace 15 o 20 años y que, en su caso, la poesía sirve para "determinar una manera de mirar, de relacionarme con todo lo que me rodea".

Igualmente, ha explicado que en su caso personal "la poesía sirve para despojar de adornos a la realidad, no para adornar", y de esta forma, a través de la mirada poética, "ir a la esencia de las cosas".

Así, lo ha comparado con "un ratón que roe la superficie para ir a la médula de las cosas". "La poesía tiene para mí esa función principal", ha añadido Díez, quien considera que con su poesía trata de "pasar por encima del ruido cotidiano" y poder acercarse a lo que le rodea "de una manera más limpia" para, a su vez, acercarse a la "escurridiza" verdad. De hecho, opina que la verdad "se escapa de las manos por muchos poemas que uno escriba".

Díez Manrique es autor de obras como 'Desguace', 'Aprendiendo a ser Clint Eastwood' o 'Desdoblados' y ha sido galardonado, entre otros, con el Premio de Poesía José Hierro en 1998 por 'Quince apuntes sobre la longitud de la tristeza', con el Premio de Relato José Hierro por 'El sospechoso de Torcastle' y el Concurso de Poesía 'Ciudad de Burgos' en 2017 por 'Desguace'.

"DENTRO DE CUALQUIER COSA QUE NOS RODEA EXISTE UN MISTERIO"

Preguntado también acerca de cómo es ser poeta en una ciudad como Santander, aunque ha reconocido que en otras, como Madrid, puede haber "más oportunidades" de relacionarse con más escritores y estar presente en círculos literarios, por otro lado ha defendido que en la actualidad "más que nunca es más fácil escribir desde la periferia".

No obstante, ha aclarado que "uno escribe solo" y que para escribir un poema "no hace falta vivir en un sitio espectacular" porque, a su entender, "la clave está en la mirada". Por ello, considera que "dentro de cualquier cosa que nos rodea existe un misterio que se puede desvelar".

En su opinión, la mirada poética sirve para dar "valor" a todo los que nos rodea y que la poesía "rompe con lo cotidiano" y hace que el mundo cotidiano se revele "como algo extraño, sorprendente".

"ES MUY IMPORTANTE" GENERAR ESPACIOS POÉTICOS

El poeta santanderino ha asegurado que le hace una "especial ilusión" participar en este ciclo de 'Veladas poéticas' en su ciudad, considerando que es "un honor y una alegría importante" en unos tiempos "veloces" y en los que hay "muy poca pausa". A su juicio, por este motivo "es muy importante" generar espacios poéticos.

En cuanto a su recital de esta tarde, Díez ha apuntado que su costumbre es "contextualizar" los poemas durante la lectura "para aligerar un poco" el evento porque "una lectura sostenida de los poemas durante 30 o 40 minutos puede acabar siendo duro a veces". Por este motivo, ha adelantado que procurará que el encuentro "sea agradable" generando un espacio de diálogo con el público.

El ciclo 'Veladas poéticas' contará este año con cuatro sesiones --esta tarde y los días 4, 11 y 18 de julio-- y está coordinado y presentado por el poeta cántabro Carlos Alcorta, que en esta rueda de prensa ha acompañado a Marcos Díez, junto a la vicerrectora de Extensión Universitaria y de Enseñanzas del Español y otras Lenguas de la UIMP, Montaña Cámara.

En opinión de Alcorta, Díez pertenece a una generación poética en la que "no hay una cabeza visible" como en la previa --en la que ha englobado, por ejemplo, a Luis García Montero--, al tiempo que ha valorado que la "característica fundamental" de la generación de Díez es que la "guerra interna" en el aspecto estético "por lo menos está en una tregua larga".

A este respecto, ha señalado que en el pasado las distintas visiones estéticas de esta generación con influencias "muy heterogéneas" estaban "muy enfrentadas", pero que a día de hoy existe, a su juicio, una "mezcla muy enriquecedora" entre ellas. "La convivencia es bastante llevadera", ha concluido.