Revilla no cree que Delgado deba dimitir por sus palabras sobre Marlaska "después de un gin tonic"

Miguel Ángel Revilla, presidente de Cantabria
FUNDACIÓN ESTUDIOS RURALES - Archivo
Publicado 26/09/2018 15:00:19CET

Aunque censura el tono de la ministra, dice que es el de "cualquiera" en una comida "entre amigos" y subraya que no habla de corrupción

SANTANDER, 26 Sep. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla (PRC), ha subrayado que las declaraciones de la ministra de Justicia, Dolores Delgado, sobre el ahora responsable de Interior, Fernando Grande-Marlaska, no se trata "nada de corrupción", algo por lo que él sí pediría su dimisión pero no por lo que habla "de unos y otros" y "probablemente después de un gin tonic".

Así ha respondido este martes Revilla al ser cuestionado por los medios de comunicación acerca de si la ministra de Justicia debería dimitir por las grabaciones de ella que han salido estos días a la luz, entre ellas una en la que Delgado, durante su etapa como fiscal de la Audiencia Nacional, llamó "maricón" a Grande-Marlaska.

De hecho, Revilla solo ha hecho alusión en sus declaraciones sobre Delgado a esa grabación de la ministra. "Yo, en esas conversaciones, no veo que se esté tratando nada de corrupción. Simplemente, de que oye, habrán tomado una copa y hablando de unos y otros. Si llegamos a ese nivel de grabaciones en comidas de hace 15 o 10 años ojalá no me las hayan grabado a mí porque a lo mejor incluso hablo mas de alguno de los que están aquí presentes", ha ironizado.

El presidente de Cantabria ha insistido en que lo que a él "le importa" son conversaciones y grabaciones a otras personas en las que se hablan de cuestiones como "mordidas", "resoluciones judiciales injustas" o del "3 per cent" (aludiendo así al supuesto escándalo de corrupción por el presunto cobro de comisiones ilegales de CIU por la adjudicación de obras de la Generalitat).

De hecho, ha afirmado que de las conversaciones que ha grabado el "impresentable sujeto", aludiendo así al comisario José Manuel Villarejo, la que le ha causado "más impacto" es la de la "presunta amante" del rey Juan Carlos, Corina zu Sayn-Wittgenstein, sobre el cobro por parte del ahora monarca emérito de supuestas comisiones. "Eso sí que me preocupa", ha dicho.

"Ahora que esta señora (Dolores Delgado) haya llamado a Marlaska este o lo otro... ella verá. Hombre, el tono de lo que hablan allí no es muy... pero yo creo que es el tono de cualquiera de nosotros, seamos sensatos, en una comida entre amigos y probablemente después de un gin tonic", ha aseverado Revilla, que ha instado a que "tire la primera piedra" el que no haya dicho "exabruptos", "palabrotas" o "juicios de valor sobre unos y otros".

"Si me grabaran las comidas que yo tengo y lo que hablo de unos y de otros... Lo que no habrán podido grabar de mí jamás es que en una conversación yo haya hablado: vamos a adjudicar una obra a este, vamos a cobrar de este otro... vamos a variar un plan de no sé o no sé cuanto", ha añadido.

Revilla ha realizado estas declaraciones en presencia del delegado del Gobierno y secretario general del PSOE de Cantabria, Pablo Zuloaga, con el que se había reunido instantes antes.