Rosa Montero se ha sentido como "una diosa" al crear el mundo de ficción de su última novela

Rosa Montero
EUROPA PRESS
Actualizado: martes, 12 abril 2011 19:23

La escritora cree que 'Lágrimas en la lluvia' es su obra "más realista"

SANTANDER, 12 Abr. (EUROPA PRESS) -

La escritora y periodista Rosa Montero se ha sentido como "una diosa" al crear el mundo futuro del 2109 en el que está ambientada su última novela 'Lágrimas en la lluvia'. La escritora se inicia con este relato en el género de ciencia ficción que es "un riesgo en este país", ha dicho.

Así lo ha expresado Montero este martes en una rueda de prensa previa a la presentación de su novela en la Tribuna Literaria del Casyc, en la que la escritora ha señalado que considera su última obra "la más realista" de todas, a pesar de estar basada en "una hipótesis" de lo que pueda suceder dentro de 100 años.

Ha explicado que tras crear al personaje protagonista de la novela, Bruna Husky, fue diseñando poco a poco hasta "el último detalle" del nuevo mundo democrático y unificado de "los Estados Unidos de la Tierra", lo que le ha permitido sentirse como "una diosa".

En el relato, la escritora presenta un futuro que no es "utópico ni antiutópico" sino que relata cosas que, a su juicio, "pueden pasar en un futuro próximo", e incluso algunas que ya están sucediendo. Así, ha señalado que en la novela "hay un toque de queda para los jóvenes, y en la realidad, ahora, en los alrededores de París, se ha impuesto un toque de queda para los menores de 18 años".

Según la autora, la obra es una mezcla de ciencia ficción y novela negra, dos géneros que "siempre" le han gustado, porque a pesar de que la ciencia ficción es "un riesgo en este país", tiene "una capacidad metafórica y mítica mucho más grande que el resto de los géneros" literarios.

Además, ella se considera "muy arquitectónica" a la hora de escribir sus novelas, ya que realiza fichas de los personajes o esquemas para "tener bien hilado" el recorrido de la historia.

"UN MUNDO NUEVO"

Por ello, le ha gustado crear "un mundo nuevo" lleno de estructuras, que ha sido como "hacer un rompecabezas", ya que la ciencia ficción obliga a que "todo tenga un sentido" y que el mundo que se presenta sea "súper realista", ha dicho.

El mundo futurista creado por Montero no es, en su opinión, "ni mejor ni peor que el actual", y en él aborda "en realidad los mismos temas" que en el resto de sus novelas, como la vida humana, la supervivencia, el amor, o la muerte, entre otros.

Al referirse a la muerte, Montero ha opinado que "los novelistas tienen una percepción más aguda del paso del tiempo que el resto de la sociedad" y que detesta la muerte al igual que su personaje, que no puede dejar de pensar en el fin de la vida, ya que es un androide que dura 10 años.

La escritora ha reconocido que le gustaría que los replicantes de su obra "acabasen en el cine", pues le gusta ver qué hace un director a partir de sus ideas, como ha ocurrido con su novela 'La hija del caníbal', que ya fue llevada a la gran pantalla. Pero ha puntualizado que lo que le hace "más ilusión" es que sus libros se traduzcan a otras lenguas.

Montero cree que 'Lágrimas en la lluvia' es "una anomalía" con respecto al resto de sus obras, porque "ha nacido de una voluntad distinta", la de inventar "un mundo literario que pueda visitar cuando quiera", ha señalado.

Rosa Montero ha publicado otras diez novelas como 'Crónica del desamor' (1979); 'La función Delta' (1981); 'Temblor' (1990), 'La hija del caníbal' (1997), 'La Loca de la casa' (2003), o 'Historia del rey transparente' (2005), entre otras. Su obra está traducida a más de veinte idiomas.