Publicado 18/02/2015 14:56CET

El tren Liérganes-Santander registra retrasos de 9 minutos por trayecto

Tren Renfe Feve Cercanías en Cantabria
REMITIDA

Renfe lo achaca a limitaciones de velocidad impuestas por Adif

SANTANDER, 18 Feb. (EUROPA PRESS) -

El tren de cercanías de la línea Santander-Liérganes registra una media de nueve minutos de retraso en algunos viajes de este trayecto y desde el pasado mes de septiembre, por limitaciones de velocidad impuestas por Adif.

Así lo han reconocido a Europa Press fuentes del administrador de infraestructuras ferroviarias, así como también del operador de viajeros Renfe y afectados, que elevan el tiempo medio de demora a 10 minutos por recorrido.

Según han precisado desde Renfe a esta agencia, dichas limitaciones de velocidad --que obedecen a razones de "seguridad" y que en principio son "temporales"-- se empezaron aplicar en abril de 2014 en el tramo comprendido entre las estaciones de Orejo y Santander, en la línea que comunica la capital cántabra con la localidad de Liérganes, y en puntos en los que las vías no estarían "en perfectas condiciones".

En este tramo, al ser de vía única, los retrasos de los trenes se inducen a las siguientes circulaciones lo que hace se incrementen las demoras, "de unos 9 minutos por tren", precisa Renfe.

A esta situación hay que añadir, como recuerda la compañía, obras puntuales derivadas de la mala climatología de las últimas semanas, por la caída de árboles o argayos sobre la vía.

Esto ha motivado que el servicio no haya funcionado "con plenitud" y un aumento de incidencias con retrasos en las Cercanías de Cantabria y, también, de "quejas" por parte de los viajeros, que han mostrado su "enfado" por demoras que no consideran "aceptables".

REUNIONES

Ante esto, la Gerencia de Viajeros de Renfe está manteniendo reuniones con Adif para buscar soluciones que "minimicen" los retrasos y "mejorar los índices de puntualidad a corto plazo". Dichas soluciones pasarían, según han señalado desde el operador de viajeros, por acometer obras en las vías (de la red de ancho métrico) que no hagan necesarias las limitaciones de velocidad.

Y de no solventarse la situación así se procedería, como "última" medida, a modificar los horarios de los trenes y adaptarlos a los retrasos.

Esta semana, el gerente de Cercanías de Cantabria, Javier Pesquera, y representantes de Renfe se han reunido con un grupo de viajeros, que les han expresado sus quejas por estos retrasos.

Una de las asistentes al encuentro, Teresa Quintana, que ha actuado como portavoz de los afectados, ha lamentado a Europa Press que la compañía no les haya dado "ninguna justificación" de lo que está ocurriendo, ni haya asumido tampoco "ningún compromiso". "Nada de nada", ha apostillado.

Además, cree que el problema no deriva de las citadas limitaciones temporales de velocidad impuestas por Adif, pues los retrasos no se producen en "todos" los trayectos, sino que afectan "a unos trenes sí y a otros no", según asegura.

COMITÉ DE CLIENTES EN JUNIO EN SANTANDER

Por otro lado, Renfe ha informado de que el próximo mes de junio se celebrará en Santander el primer comité de clientes de Cercanías, tal y como se ha desarrollado ya en otros núcleos de Cercanías del resto de España.

El objetivo principal de esta iniciativa es establecer contactos periódicos para conseguir "información de primera mano" y conocer "la realidad que percibe el cliente", como "plataforma básica para la introducción de mejoras en el servicio en tiempo real". Así, el comité se compromete a estudiar las propuestas y sugerencias de los clientes teniendo en cuenta "la voz del propio viajero".