Van den Eynde (PP) defiende que el "gran problema" de las drogas no está en el consumo sino en la prohibición

Actualizado 19/09/2009 14:16:31 CET

SANTANDER, 19 Sep. (EUROPA PRESS) -

El coordinador de Comunicación del Partido Popular en Cantabria, Eduardo Van den Eynde, defiende que el "gran problema" de las drogas no está en el consumo, sino en su prohibición, ya que "uno de los principales negocios del planeta está en la base de la financiación de todo tipo de estados y organizaciones criminales".

Así lo manifiesta en una entrada en su blog 'Diario de sesiones de un cántabro heterodoxo', recogida por Europa Press. Van den Eynde aclara que en él vierte opiniones personales y no las de su partido político.

En el 'post', titulado 'Un debate necesario', el diputado regional señala que la legalización de las drogas es un "un gran debate internacional que lleva ya muchos años sin que nadie tenga el valor de afrontarlo".

"Parece mentira que no hayamos aprendido la lección de la 'Ley seca' estadounidense", señala, para añadir que él, "desde hace muchos años", tiene una "opinión clara" al respecto.

"Sólo cuando las drogas sean legales y su producción, venta y distribución esté regulada, lo que hoy es un gigantesco problema internacional pasará a convertirse en un mero problema de salud pública, un problema similar al tabaquismo, al alcoholismo, o al consumo de ansiolíticos", argumenta.

En este sentido, Van den Eynde se "congratula" por la lectura de un artículo publicado por José Brechner, político liberal-conservador boliviano, titulado 'La despenalización de la marihuana', que reproduce en su blog.

En el citado texto se repasa la situación de distintos países que han despenalizado el uso de pequeñas cantidades de marihuana, cocaína, heroína, éxtasis y metanfetamina, como Argentina.

"Si se quiere evitar el tráfico ilegal de marihuana, que es el verdadero problema subyacente, ya que el consumo de cannabis nunca mató a nadie, debe autorizarse su cultivo sin fines de lucro. De lo contrario, las mafias seguirán controlando su mercantilización y ofertando otras sustancias indiscutiblemente peligrosas", defiende el político boliviano.

Según reseña, "la marihuana es una flor inofensiva que no causa complicaciones, siempre y cuando no deba uno ejecutar actividades que requieran concentración mental. Se elimina del organismo en cinco días, sin síndrome de abstinencia".

Este político boliviano considera que "es preferible la despenalización del consumo de todas las drogas, ejercer un estricto control sobre su venta y distribución y ofrecer apoyo psicológico y médico a los drogodependientes, a la situación actual, donde son las mafias las que imponen su ley", además de reseñar los problemas de calidad y salud que puede tener la falta de control sobre estas sustancias.