Actualizado 11/03/2009 16:00 CET

El CES asegura que el procedimiento a seguir ante la crisis pasa por el diálogo político, institucional y social

Afirma que la coyuntura económica no tiene protocolo y que el país tiene la "capacidad suficiente" para salir de esta situación

TOLEDO, 11 Mar. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Consejo Económico y Social (CES), Marcos Peña, aseguró hoy que, pese a que no hay soluciones brillantes ante la crisis, el procedimiento a seguir ante la actual coyuntura económica pasa por el diálogo político, institucional y social.

Con motivo de su conferencia en Toledo sobre "El empleo y la crisis económica: del diálogo social al compromiso social", Peña manifestó que el acuerdo político debe conllevar un acuerdo institucional para reforzar los mecanismos de cooperación y colaboración entre los distintos poderes públicos y las administraciones.

Asimismo, señaló que el acuerdo social y su importancia en la gestión de la crisis, ha funcionado en épocas de "vacas gordas" y que el objetivos es "dar un salto" y pasar del diálogo social al compromiso social "que, entre otras cosas, establezca un reparto equitativo del sacrificio, porque a menudo lo olvidamos, pero con toda seguridad vamos a sufrir y bastante", agregó.

Durante su ponencia, Peña también hizo referencia al desempleo, asegurando que la situación es "muy mala" y no ayuda a limitar la coyuntura económica. Así, recordó que en los primeros 15 años de la Democracia, trabajaban en España 700.000 personas menos que en su inicio, y que a día de hoy trabajan 8.000.000 de personas más.

Por todo ello aseguró que el país "está estructurado" y tiene la "capacidad suficiente" para salir de esta situación porque está "musculado", aunque exista una situación de emergencia; a lo que añadió que la mejora de la coyuntura económica pasa también por invertir en capital humano, en capital físico y en capital tecnológico.

MANUAL DE INSTRUCCIONES

De otro lado, Peña manifestó que la crisis económica no tiene manual de instrucciones ni protocolo, y que entre sus características se encuentran los cambios en la fuerza de trabajo a nivel mundial, así como la aparición de nuevos sujetos en el orden mundial con los consiguientes efectos en liderazgo internacional.

En este sentido, apuntó que se ha producido también una "asimetría financiera" con efectos en el modo de producción y las relaciones sociales de producción, "que han tenido como consecuencia que el valor del trabajo se haya depreciado y se someta al peso financiero", manifestó.

A ello, el presidente del CES sumó que la crisis económica, de caracter global, pretende corregirse con políticas locales, "una nueva contradicción entre fuerzas de producción y modos de producción", argumentó.

"Al margen existe una descompensación entre la gravedad de la situación y la percepción social, política y cultural de la misma, que se resigna en el convencimiento de que siempre que llueve escampa", concluyó.