El Colegio de Geólogos considera incompleto el estudio que se está realizando sobre el géiser de Bolaños (Ciudad Real)


Actualizado 09/03/2011 20:38:29 CET
EP/ONO

TOLEDO, 9 Mar. (EUROPA PRESS) -

El vicepresidente del Colegio Oficial de Geólogos y experto vulcanógrafo, José Luis Barrera, considera incompleto el estudio que se está haciendo sobre el géiser surgido el pasado viernes en una plantación de viñedo en Bolaños de Calatrava (Ciudad Real) y que está siendo analizando en la zona por un equipo del Instituto Vulcanológico de Canarias (Involcan).

Según ha declarado Barrera a Europa Press, además de establecer un sismógrafo y de analizar la emisión de dióxido de carbono y la composición química e isotópica de los gases que emanan de este hervidero para conocer la temperatura y la presión del sistema hidrotermal que está alimentando el géiser, se debe observar la subsidencia del terreno, "poniendo atención a posibles hundimientos en la zona".

Además, el vicepresidente ha considerado importante determinar la hidrogeología de la zona, "que puede haberse modificado a partir de esta emanación espontánea", y ha indicado que el objetivo de esta práctica es conocer "a qué profundidad se encontraba la corriente de agua que ha surgido hasta el exterior y la evolución de la misma".

Una evolución que "puede afectar a la estabilidad de otros pozos existentes en los alrededores y que utilizan muchos agricultores para sus trabajos diarios", ha explicado Barrera, señalando que el géiser podría absorber agua de distintas corrientes y acuíferos de la zona, lo que supondría la disminución de los mismos.

POSIBLE REPROFUNDIZACIÓN DEL POZO

Preguntado por el origen de este géiser, Barrera ha apuntado que puede que "no se halla dado toda la información" acerca de los motivos del origen de esta fuente termal, ya que aunque se ha señalado que el agua brotó de manera natural, no descarta que los campesinos realizasen una reprofundización del pozo que utilizaban para regar los cultivos.

De esta forma, la posible intervención de los campesinos en el subsuelo, sumada a la continua corriente de gas que recorre esta zona del suelo de Ciudad Real, provocaría la emanación de agua. Por tanto, este fenómeno no sería natural en su totalidad, ha apostillado.

Si se han realizado este tipo de intervenciones por parte de los campesinos es algo que "sólo sabe el propietario", ha señalado Barrera, que ha hecho referencia al carácter ilegal de muchos de los pozos utilizados en la provincia de Ciudad Real y al "silencio" de los agricultores en cuanto a este tema.

EVOLUCIÓN DEL GÉISER

Según el experto vulcanógrafo, el color del agua de este géiser no muestra que se esté dando salida a parte del suelo de la zona profunda del pozo, por lo que "no se sabe si su evolución acabará con un taponamiento natural debido al hundimiento de su zona de salida".

Barrera coordinó el estudio vulcano-hidrogeológico realizado hace 10 años en un fenómeno similar ocurrido en Granátula de Calatrava, al sur de Almagro (Ciudad Real). En esta ocasión la presión de los gases fue mayor y "el agua tenía un color rojizo debido a que junto al agua se estaba emanando parte del suelo profundo --a 130 metros de profundidad--", ha señalado.

Este hecho provocó un deslizamiento profundo del suelo y un hundimiento en la zona de salida que taponó la corriente de agua "cerrando el géiser de forma natural", ha indicado, y ha explicado que en esta ocasión la claridad del agua emanada "no da pistas acerca de su finalización", por ello José Luis Barrera ha señalado la necesidad de hacer estudios "en profundidad, dando a conocer toda la información".