Actualizado 12/09/2015 12:25 CET

La Iglesuela distribuye 28.000 litros de agua embotellada

TALAVERA DE LA REINA, 12 Sep. (EUROPA PRESS) -

   Los vecinos de La Iglesuela (Toledo) llevan más de una semana bebiendo agua embotellada desde que la Consejería de Sanidad declarase no apta para consumo el agua del municipio, según ha informado a Europa Press el alcalde, Víctor Eduardo Elvira.

   El Ayuntamiento comunicó a los Servicios de Agua de la Diputación provincial el mal estado de la potabilizadora, llena de lodos. Una situación que provocó la prohibición de Sanidad el pasado 4 de septiembre.

   "En plena celebración de las fiestas, a las tres de la tarde de un viernes, nos comunicaron que el agua no era apta, precisamente cuando triplicamos la población", ha señalado el alcalde.

   Una situación límite que continúa y que ha llevado al Ayuntamiento a asumir los gastos de dos camiones de agua embotellada, unos 28.000 litros, ha explicado Elvira, hasta que llegaran los camiones cisterna de la Diputación provincial.

   Unos gastos que ascienden a unos 4.000 euros y que se reclamarán a la empresa Aqualia, responsable de la gestión del abastecimiento de agua potable.

CONTROL GESTIÓN DEL AGUA

   Víctor Eduardo Elvira culpa a Aqualia de la mala gestión en el mantenimiento de la potabilizadora y la balsa de Torinas, de la que se abastecen cuatro municipios de la zona. En su opinión, "es un problema de total desidia por parte de la empresa que es la responsable de la gestión del agua y de mantener la limpieza en el sistema".

   Por ello, el alcalde ha pedido a la Diputación que vigile el servicio que ofrece Aqualia a estos municipios. "Lo que queremos es un servicio integral y que controle la gestión que se está haciendo de estas balsas".

   Mientras que se mantenga esta situación, los vecinos de La Iglesuela deberán abastecerse de agua potable con los camiones cisterna, que acuden dos veces por semana.