Actualizado 21/10/2015 19:59 CET

Comienza el juicio contra el acusado de matar a su pareja embarazada

El Gobierno de Castilla-La Mancha se ha personado como acusación particular

   GUADALAJARA, 21 Oct. (EUROPA PRESS) -

   La Audiencia Provincial de Guadalajara acogerá a partir de este jueves, 22 de octubre, un juicio con jurado popular contra J.M.B.V., el hombre que presuntamente acabó con la vida de su pareja --C.D.C.C.C-- que estaba embarazada de siete meses en octubre de 2013 en la localidad guadalajareña de Cifuentes. El Ministerio Público pide para el procesado una pena de 15 años y que indemnice con 125.000 euros a cada uno de los tres hijos menores de edad de la víctima y con 20.000 euros a la madre.

   Así consta en el escrito de conclusiones provisionales de la Fiscalía, al que ha tenido acceso Europa Press, y en el que el fiscal califica los hechos como constitutivos de un delito de homicidio y un delito de aborto.

   Según relata el fiscal en su escrito, el acusado de 38 años de edad mantenía una relación sentimental con la víctima, de 34 años y nacionalidad peruana, conviviendo ambos juntos con los tres hijos menores de la mujer en un domicilio familiar de Cifuentes.

   Como fruto de la relación que mantenían, la víctima estaba embarazada de casi ocho meses, circunstancia que era conocida por el acusado, que era carnicero de profesión y tenía su negocio de carnicería en la planta baja de la que era la vivienda familiar.

   Según el fiscal, en la mañana del 30 de septiembre de 2013 y tras llevar a los niños al colegio, el acusado y su pareja se hallaban en el domicilio familiar cuando entablaron una discusión. En el transcurso de la discusión, el acusado, movido por el propósito de matar a su pareja de forma brutal y repetida, le propinó a la víctima fuertes golpes en la cabeza con un objeto contundente hasta que finalmente acabó con su vida.

   Como consecuencia de estos golpes C.D.C.C.C sufrió lesiones en el cráneo, que le ocasionaron un traumatismo craneoencefálico severo con destrucción de centros vitales que le causaron la muerte.

   Además, dice el fiscal, que el acusado sabía que causando la muerte de su pareja provocaría la muerte del feto y no hizo nada para remediarlo. De este modo, el acusado culminó su propósito y no sólo ocasionó el fallecimiento de su pareja, sino que con ello y al no solicitar ningún tipo de ayuda que pudiera salvarle, también acabó con la vida del niño que su pareja llevaba dentro y del que era padre.

OCULTÓ EL CUERPO

   Acto seguido y con el propósito de ocultar lo ocurrido, el acusado metió el cuerpo de la víctima inerte en una caja, lo bajó a la trastienda de la carnicería, limpió los restos de sangre y se dispuso a despachar en el establecimiento con normalidad, continuando así con su actividad diaria habitual.

   A la mañana siguiente el acusado desplazó el cuerpo de su pareja hasta una nave situada en una parcela de su propiedad a las afueras de Cifuentes. Una vez allí, con el fin de deshacerse del cuerpo de la mujer y ocultar el crimen, lo descuartizó en hasta nueve pedazos y los enterró en la citada parcela separadamente y envueltos en cal.

   Continuando con su estrategia de ocultar que su pareja y su hijo estaban muertos, el fiscal dice que el acusado utilizó el teléfono móvil para enviarse tanto asimismo como a los familiares de ella, y haciéndose pasar por la víctima varios mensajes a fin de generar confusión e inducir a los familiares y amigos, que se preocuparon por la desaparición de la joven, a pensar que aún continuaba con vida.

   Asimismo, con el fin de construir su coartada y simular preocupación por la desaparición de su pareja, desde el 30 de septiembre de 2013, cuando C.D.C.C.C ya estaba muerta, y hasta el 15 de octubre de 2013, llamó desde su móvil al de su pareja hasta en más de 60 ocasiones.

   Con esa misma estrategia de despistar a las fuerzas de la seguridad y simular que la víctima seguía viva, el acusado utilizó su tarjeta de crédito y realizó dos extracciones de efectivo desde dos cajeros automáticos de Madrid. La primera de las ocasiones, el 8 de octubre desde un cajero del Banco de Santander y la segunda el 15 de octubre en un cajero de Ibercaja, siendo captado en esta última ocasión por las cámaras de seguridad de la entidad.

   Tras una intensa búsqueda, obstaculizada por las distintas versiones ofrecidas por el acusado acerca de lo ocurrido y del paradero del cuerpo de su pareja, el 25 de octubre de 2013 la Guardia Civil halló la parte del tronco enterrada en cal en la parcela propiedad del acusado, pero no fue hasta el 12 de diciembre cuando los agentes pudieron hallar el resto de los trozos del cuerpo enterrados, todos ellos de forma separada y dispersa en diversos lugares de dicha parcela.

   Como consecuencia de estos hechos, el Juzgado de Instrucción número 2 de Guadalajara, acordó la medida cautelar de prisión provisional para el acusado.

   H.A.C., exmarido de la mujer muerta y padre de sus tres hijos menores de edad, reclama en nombre de estos los perjuicios y daños morales ocasionados a los menores por la pérdida de su madre. Igualmente, reclama por perjuicios y daños morales causados la madre de la víctima.

PENA

   Según el fiscal, los hechos anteriormente relatados son constituidos de un delito de homicidio y de otro de aborto, concurriendo la agravante de parentesco. Por ello pide 15 años de prisión, su inhabilitación durante el tiempo de la condena, así como las costas procesales.

   Además, solicita que el acusado indemnice con 125.000 euros a cada uno de los tres hijos menores de edad de la víctima y con 20.000 euros a M.C.G.C.M, la madre de la víctima, por los perjuicios y daños morales ocasionados.

   El Gobierno de Castilla-La Mancha se ha personado como acusación particular en el juicio, según han confirmado a Europa Press fuentes del Gobierno regional.